Sobre D'Elia, el gobierno y el narcotrafico

Comparto mi nota en el Semanario Virtud () , ¿que opinan?La culpa - Por Rodrigo Molina
Uno de los temas más debatidos desde principios de año del ámbito político hasta el mediático es la cuestión del narcotráfico, el cual tomó aún más relevancia con el primer programa de Periodismo Para Todos el pasado domingo. Como ya es costumbre, el informe del programa conducido por Jorge Lanata hizo eco por todos los medios generando críticas de todo tipo: desde quejas por entrevistar a sicarios hasta pedidos de intervención en la ciudad de Rosario ante la realidad expuesta que, si bien no es nueva, quedó en evidencia una vez más. La respuesta de los dirigentes kirchneristas, una vez más, fue mirar para otro lado: primero acudiendo a un informe de la ONU en el cual dice que Argentina ocupa el tercer puesto en los países de Latinoamérica con menor tasa de homicidios, aunque muchos omitieron ciertos detalles de este informe como que, a pesar de estar en el tercer puesto de Latinoamérica, esta es la región con más homicidios del mundo. También que en Argentina, caso excepcional, se tomaron datos de 2010, o que en la tasa de robos Argentina encabeza el ranking con 973,3 robos cada 100.000 habitantes, por encima de México (68smile o Brasil (572,7).
Ahora bien, al igual que en la nota de la semana pasada titulada “Antes no, ahora sí”, la pregunta a responderse es, a pesar de que tanto la inseguridad como la cuestión de las drogas no son fenómenos nuevos, que es lo que pasó durante estos 10 años para que estos, incluso, se agudizaran. Cuando se pregunta esto es donde, otra vez, el “proyecto nacional y popular” o la “década ganada” choca con la realidad, y como en todos los cortocircuitos que viene enfrentando el gobierno nacional siempre hay un funcionario o periodista a fin que da la nota, esta vez fue el turno de Luis D’Elia. El dirigente kirchnerista explotó luego de un informe, se levantó de su silla y acaparó el estudio, incluso llegó a dirigirse directamente a la cámara. Lo sorprendente, más allá de la actitud prepotente que lo caracteriza, fue que D’Elia habló como si aún estuviese a principios del año 2000. Culpó al “zabeca de Banfield” (Eduardo Duhalde) del narcotráfico en Argentina, y lo vinculo a Sergio Massa: “ese que está tapado atrás de Massa”. Como si fuera poco, el dirigente responsabilizó a “quienes manejan las mafias del conurbano, la policía mafiosa y corrupto, y cientos de políticos que están entongados hace 30 años haciendo lo mismo” y para rematar “son siempre los mismos y siempre están volviendo, basta de tanta hipocresía, de tanta mentira (..) Necesitamos escuela, educación, presupuesto, amor, amor, mucho amor”.
Escuchar a D’Elia diciendo semejante discurso es como escuchar a los barrasbravas a favor de la no violencia en el fútbol. La historia del desarrollo del narcotráfico en el país no sólo esta vinculado al gobierno kirchnerista, sino también a altos funcionarios del mismo. El periodista es uno de los pocos que siguió el caso especial del narcotráfico y su vinculación con el gobierno nacional desde el 2004, cuando publicó un artículo de investigación titulado “Drogas en el conurbano” donde explicaba la relación del narcotráfico y Aníbal Fernandez (por entonces Ministro de Interior). Mientras el tiempo pasaba, aún Clarín y el gobierno eran aliados, y la relación del gobierno con el crecimiento del narcotráfico no formaba parte de la agenda, pero Sanz siguió denunciando casos comprometidos, y en el 2007 publica una nota titulada “El Estado narco” donde aparecen nombres (hoy con graves sospechas de corrupción) como Ricardo Jaime, Ricardo Echegaray, Julio De Vido, y Carlos Bettini. No obstante, el periodista advirtió como el narcotráfico posiblemente financió parte de la campaña de Cristina Kirchner en 2007, con fondos del cartel Sinaloa, gerenciado por el mediatizado “Chapo” Guzmán. Y así los casos de Sanz sobre el narcotráfico vinculado al gobierno siguieron luego con la ruta de la efedrina y otros.
¿Dónde estaba D’Elia en estos momentos? Por entonces el dirigente gritaba su odio a los cuatro vientos en la mediática pelea con Fernando Peña. “Odio a los blancos, odio tu plata, odio tu casa” entre otros odios, o bien protagonizando escándalos como cuando golpeó a un señor por insultarlo. No obstante, en medio de estos escándalos mediáticos, el periodista Sanz seguía denunciando, el narcotráfico seguía creciendo de la mano del gobierno de turno, y D’Elia seguía acumulando frases amorosas tales como “Nicolás Maduro debe fusilar a Leopoldo Lopez”, lo que lleva a pensar que el estado de malestar que sufrió el dirigente en el programa Intratables no fue debido a su problema de insulino-dependiente, sino que es otro tipo de malestar. Quizás un pesar de consciencia, quizás la culpa.
4 years, 7 months ago
 

Buscar mensajes