Una foto mil palabras, Ronda 3 - 2013

Una foto, mil palabrasRonda 3, Año 2014ObjetivoEscribir un texto basándose en la foto propuesta, trabajar conjuntamente los textos publicados y elegir un texto ganador de la ronda.Reglas · Se pueden publicar hasta dos textos por usuario.· El texto puede ser cuento, prosa poética, poesía, etc.· El tema del texto es libre, pero debe estar basado en la fotografía propuesta.· El texto debe tener una longitud máxima de 1000 palabras, sin contar el título.· Cada texto debe tener un título.· Antes de publicar, se recomienda revisar gramática y ortografía. Para verificar que el formato sea el correcto conviene Previsualizar antes de publicar.· Durante las dos primeras semanas del juego se publican textos. Durante la tercera semana se pueden editar los textos la cantidad de veces necesarias, además de seguir publicando. La cuarta semana del juego es para votar.· Durante las semanas de publicación y edición de texto se recomienda leer y comentar los textos publicados para colaborar en la corrección de los mismos.· La edición de textos se debe realizar en el mensaje en que fue publicado y se recomienda escribir un nuevo mensaje avisando que se modificó el original.· La votación la pueden realizar los usuarios que hayan comentado, al menos, los cuentos elegidos (o los comenten al momento de votar).· Al votar se eligen dos textos, al primero se le otorga dos puntos y al segundo un punto.· Si al finalizar la ronda de votación se produjera un empate, durante la siguiente semana se desempatará.· El autor del cuento ganador propondrá la fotografía a usar en la ronda siguiente (la deberá enviar por e-mail al coordinador del juego).Cronograma· Etapa de publicación de textos: Desde el Lunes 24 de Marzo y durante dos semanas Etapa de edición y publicación de textos: Desde el Lunes 7 de Abril y durante una semana· Etapa de votación: Desde el Lunes 15 de Abril y hasta el Lunes 22 de AbrilTodas las horas son de Buenos Aires, GMT-3.· Este juego ha sido creado por themanofthemask.· Coordinador del juego: anittaaLa foto propuesta por CLAUDYO, ganador de la segunda ronda de 2014 es:
6 years, 8 months ago
Con la ventaja de haber visto la foto un par de días antes, mando mi texto.PARTIDO—Seguimos con la transmisión del partido.—Gracias, Johnny, aquí va con la pelota Yamila, atacando para Las Pibas, defiende Vane, con foul.—Que buen tiro libre.—Si, la diferencia de altura perjudica a Las Aliadas.—Y la arquera también, Naty.—Si, una mala actuación hasta ahora. Se amontonan las jugadoras en el área, viene el disparo, hay un rebote y corner.—Estamos en FM Villa, lejos del Mundial, cerca de la buena gente.—E incluyendo a estas chicas a la sociedad, premiando a las ganadoras.—¡Aguante La 31!—Y acá aguanta Romina, que rechaza de cabeza; le cae a Cami, que avanza rápidamente, ¡qué bien!, pasa la mitad de la cancha, gambetea a Flor y Mica y sigue, se abre un poco a la derecha porque viene Paula, ¡terrible patada, terrible! Fue a la pelota, pero le dio a la rodilla.—Un error.—Si, un ¡terrible! error.—Se ve muy lastimada, pero recordemos que en este barrio no entran las ambulancias.—Si, pero la solidaridad que hay acá me deja tranquila, si hace falta, el público la lleva a la Salita.—El Centro de Salud por el que tanto se luchó y se lucha para mantenerlo.
—Expulsada Paula, se levanta Camila, hay amontonamiento y broncas.—Estas chicas juegan por plata, en algunos casos con el premio comen toda la semana, pero no son como esos millonarios que juegan en Primera, que se hacen los apasionados y a la primera arrugan.—Y aunque casi todos los jugadores sean originarios de villas o barrios humildes, estas pibas nunca van a tener la oportunidad de ser como ellos.—Si, como en todo.—Ya se calmaron. Cami renguea, parece que se va.—Acá no hay suplentes, que injusto, quedan en igualdad de condiciones.
—Todavía no se reanuda.—A ver cuándo conseguimos auspiciantes para estas transmisiones, los comerciantes se las saben todas, arreglan el país de pico, pero no ponen un Peso para las villas.—Más programas como éste sacarían de la extrema pobreza a más gente, alejándolas de los vicios y la delincuencia.—Donde somos las principales víctimas.—Desde ya.—Se están yendo todas, parece que el partido terminó antes de tiempo.—A ver si hablamos con la organizadora.—Ganaban Las Pibas 4 a 2, con dos goles de Micaela Leguizamón, uno de Karen Quispe y el restante de Andresa Vera Báez. Un partido parejo, incluso jugó mejor el equipo perdedor, pero los errores de su defensa lo privaron del triunfo.—Sobre todo de la arquera.—Si, pero tampoco la ayudaron mucho las defensoras.—Hemos visto un par de chicas que merecerían una prueba en Huracán.—Si, Camila Herrero en primer lugar; espero que el golpe no sea nada.—Acá viene la señora Mónica Medina.—¡Monu, Monu, ¿qué pasó?!—Decidieron empate, se reparten la plata también.—¿Camila está bien?—Si, además Paula le va a dar su parte.—¿Pero Pau puede, tiene trabajo?—Qué va a tener.—Gracias, gracias.—Bien, oyentas y oyentes, terminó el campeonato.—Ya vuelven a sus casas las jugadoras, a yugarla como siempre.—Si, ya las van a tratar de sirvienta ladrona, puta barata, mula, mechera, como siempre que salen del barrio.—Y a decirles que cobran fortunas del Gobierno y los políticos, cuando vemos todos los días que no es así.—Con lo que cobran de este torneo y los subsidios, tiran una semana apenas.—Con suerte.—Bien, esto fue todo por hoy.—Nos vemos la semana que viene.—No, que nos vamos a ver, si esto es radio.—Bueno, nos comunicamos la semana que viene.—Si Dios quiere.—Y si no llueve, no nos echan o no tenemos a la Metropolitana afuera pegando palazos porque sí, como siempre.—¡Vamos el pueblo, carajo!—¡Vamos!—Chau a todos.—Chau a todas.
6 years, 8 months ago
Miren que yo no lo hago asco a nada, eh…. Pero la combinación fútbol-literatura o deporte-literatura siempre me pareció inviable, al menos en mi ficción. Ojalá me inspire, pero lo veo difícil.
6 years, 8 months ago
Craig: sugerencia para ti, extensible al resto del Foro. Las chicas jugando a la pelota pueden ser algo secundario, mencionado al paso. La acción puede transcurrir en Puerto Madero y de allí se puede ver la Villa 31 y el partido con un telescopio, si no te animás a adentrarte en el barrio. También puede ser en una favela o lo que se te ocurra, pero la idea central de la foto creo que es la pobreza, no el fútbol. Espero ayudar en algo con este comentario y que haya muchos textos.
6 years, 8 months ago
VILLA LAREDO, SAN RAFAEL, MENDOZA, ARGENTINA
Del agua casi siempre estancada emergen los pañales descartables, las botellas plásticas de gaseosas, algún neumático podrido; esa protuberancia que se ve ahí: tal vez piel y huesos de algún gato en avanzada etapa de descomposición. Basura de todo tipo flotando por acá y por allá. ¿Quién se atrevería a buscar la solución a tanto abandono, si en lo primero que se piensa es en cerrar los ojos y en huir?
A un paso del canal unos muchachos arman un porro. Los rodea el estiércol y restos de todo tipo de esas cosas que la gente usa para vivir y no sabe como deshacerse de ellas cuando no le sirven más, al menos por estos barrios. Yo digo “los muchachos arman un porro” porque es lo primero que se me ocurre que pueden hacer ocultos entre el yuyal, pero es mi ignorancia y la costumbre de desconfiar por defecto lo que me hace pensar de ese modo: en realidad no sé qué pueden estar haciendo cuatro muchachos en medio de esa pestilencia. ¿Estudiando para rendir un parcial? Creo que no. Pero seguro que tampoco puede resultarles muy placentero el porro que yo les puse en las manos.
Me viene a la cabeza la palabra “vagancia”, la primera que tenemos siempre a mano para nombrarlos, la que vengo escuchando desde que tengo memoria. Son unos vagos que pierden el tiempo. El adjetivo vuelve como un búmeran y se estrella en la solapa de mi abrigo, del lado izquierdo. Las solapas de mi abrigo están diseñadas a prueba de las actitudes de otros, pero no de las mías, así que la palabra las traspasa y se me filtra en el cuerpo, desplazando a su paso los últimos resabios de vergüenza propia y ajena. El líquido que sale de la herida se desliza hasta el agua sucia y aporta su tono rojizo, pero qué le puede hacer una mancha más al tigre.
El problema, en realidad, es que me molestan las cosas que no entiendo o aquellas a las que no puedo inventarles una resolución lógica que encaje en el panel de control, en el juego de encastres que se me dibuja en la mente. Un arabesco que quedará suelto porque sólo tengo formas cuadradas, rectangulares o redondas; tal vez triangulares para acomodarlos. ¿Encajarán en algún lado? En todo caso, no tengo más herramienta que la supervivencia para ajustar las tuercas que me permitan seguir soportando esta inoperancia quejumbrosa.
Me siento cansada; fatiga ser conciente de la propia mojigatería, sobre todo cuando se vincula tan estrechamente con la podredumbre del entorno y sus motivos. Fatiga andar en medio de montañas de basura, a sólo veinte cuadras de la civilizada zona céntrica, embellecida para el turismo. Y un poco más allá, los ríos de aguas azules surcados por gloriosos veleros, ríos protegidos donde la práctica del rafting y el kayak debe dejar excelentes ganancias para la provincia. Hasta estos suburbios sólo llega el olvido, envasado en una máquina que recoge la basura cada quince días, que generalmente se hacen treinta (siempre hay alguna excusa).
Por esa calle se acercan guardapolvos blancos. Niños que vuelven de la escuela, cargando sobre los hombros una mochila con el futuro encerrado en la tarea que no terminaron de copiar. Madres que no desayunaron para comprar por el camino de ida la figurita del prócer que pidió la maestra, que ellas quieren que sus hijos estudien para que no les pase lo mismo que a esos que andan por ahí drogándose o robando. A ellas todavía no las alcanzó el desencanto, pero yo lo veo paciente, siguiéndolas de cerca, esperando el momento para inyectarles la resignación.
En la canchita del barrio, chicos y chicas juegan un partido de futbol. El profesor de gimnasia seguro lo organiza con la intención de sacarlos de la calle, para tenerlos ocupados en algo que cree que les va a hacer bien. Cuando se acercan dos o tres padres, habla con ellos como si fuese una multitud la que está escuchando. Yo no podría hacerlo, pero le envidio el entusiasmo. Me detengo un momento a mirar las paredes que rodean la cancha. Todavía queda gente voluntariosa que intenta disfrazar con colores la miseria.
Vuelvo bordeando el canal: justo ahí se bifurca. En uno de sus ramales el agua corre libremente, no sé por qué milagro. En el otro, la basura permanece armando barreras que la corriente quiere, sin éxito, saltear. Y yo sigo sin saber que parte es la que me toca en este guión que me escribió la vida. Tal vez sólo asegurarme otra noche de insomnio, que no terminará con la injusticia social, la desigualdad de oportunidades ni mis propios prejuicios y, en cambio, me pondrá muy a tono con el paisaje. Ojeras profundas donde naufragará la oscuridad de este barrio y sus habitantes, mientras las cosas continúan su marcha prescindiendo de mí y mis conclusiones.———- Mensaje agregado a las 21:35 ———- Mensaje anterior a las 21:30 ———-PARTIDO de Claudyo
No entiendo nada de futbol, así que si me pierdo algo que sea importante para la historia, lo lamento. En cuanto a la confección de texto, siempre me parece interesante cuando se narra una historia utilizando solamente diálogos. Los diálogos de este cuento en un principio me parecieron un poco almidonados, pero después me ubiqué en lo que realmente es: un programa de radio con una tendencia, y es natural que suene un poco panfletario ya que su misión es informar desde un punto de vista que tiene que quedar bien claro. Demás está decir que me interesa el tema y que si me pongo a hablar yo de la Metropolitana me echan a mí del foro, porque no creo poder ser tan moderada como Claudyo cuando de eso se trata.
6 years, 8 months ago
Ana, de fútbol no te perdés nada, es solo un relato almidonado, como el resto. Efectivamente, traté de copiar el lenguaje radial, en este caso de una radio comunitaria con lazos evidentes con el Gobierno nacional.
6 years, 8 months ago
Si, me di cuenta, por eso dije “un programa de radio con una tendencia”, por las dudas, para no complicar la convivencia en el foro con cuestiones partidarias.
6 years, 8 months ago
Claudyo y Ana, esta noche les dejaré mis comentarios.———- Mensaje agregado a las 23:47 ———- Mensaje anterior a las 19:25 ———-Claudyo, un interesante desafio tu cuento ya que de un programa de radio haces literatura. Y de una radio comunitaria que es quizá el reflejo de la mayoría de las comunidades de Argentina.
Me parecio buen recurso el diálogo durante todo tu cuento.
Ana, qué triste, no es cierto? Somos muchos que pensamos igual,y que miramos para todos lados y vemos que en cada rincón donde se mire hay algo para hacer. Es que a veces no se trata de voluntad, sino de miedo, de “no meterse por las dudas”. Temas complicados, la injusticia …
6 years, 8 months ago
Partido - Claudyo: Me pareció muy original la idea de hacer un cuento a través de un programa de radio, en especial teniendo que abordar un tema como la vida en la villa; muy bien insertadas las opiniones de los relatores sobre temas ajenos al partido.Villa Laredo - Ana: Muy profundo. La angustia de quien se detiene a observar ese panorama queriendo que cambie, mientras toma consciencia de sus propios prejuicios, y finaliza sus cavilaciones sin tener idea de qué hacer. Como dice Anita, ese “no meterse por las dudas” suele ser bastante lo que mueve a no actuar. También que uno se llega a sentir insignificante frente a tanto, es decir, ¿por dónde se empieza? Gran cuento, Ana, mueve mucho a la reflexión.
———- Mensaje agregado a las 23:45 ———- Mensaje anterior a las 22:30 ———-Juana la Loca
-¡Dale, Juanita, apurate que tu hija está por patear un penal!
-¡Ya voy, ya voy!
Juana entró apresurada al balconcito cargando una bandeja de torta fritas, manjar que se podía permitir elaborar a lo sumo una vez por semana, por lo que lo reservaba para las tardes de partido en la cancha a la que daba su casa. La esperaban en platea preferencial sus amigas Margarita y Amparo, a las que encontró agarrándose la cabeza y amenazando a la arquera del equipo contrario, una con el mate y la otra con el termo.
-La pucha, será posible, como se tiró esa malparida.
-Bueno, quedémonos tranquilas, Marga, total Las Chiquis van ganando y ya quedan menos de diez minutos. Qué buenas tortas fritas hacés, Juani, no me voy a cansar de decírtelo.
-Ay sí, ya sé, gracias. Cómo se engancharon con esto del fútbol las pibas, ¿eh? Encima juegan bien; a mí me ponés una pelota enfrente y ya le pifio con el pie.
-¿Viste? Me contagian de una euforia, che, me emociono más con ellas que cuando miro los partidos de primera.
-También, si están nuestras nenas jugando ahí…
-Claro, será de madre babosa nomás.
-Y los partidos traen una alegría, no sé, nunca había visto a tantas personas del barrio reunidas por algo y que estuvieran todos tan contentos. Realmente el febrero pasado fue una bendición para todos.
-Bué. Callate y cebame un mate, Amparo.
-Uy, Juani, no me digas que ya te enculaste.
-Culpa tuya, por sacar un tema que sabés que me pone histérica.
-¡Noooo, pero eso es amarilla, mínimo! -Margarita siempre se hacía la tonta cuando sus amigas reincidían en esa discusión.
Hacía unos meses que el panorama en la villa había empezado a cambiar. Los caminos habían sido mejorados, la zona había sido desratizada, las fachadas de ladrillos expuestos habían desaparecido dando paso a paredes pintadas de vivos colores. Había trabajo para todos, a la vez que participaban activamente, en especial los jóvenes, en los recientemente inaugurados centros culturales y deportivos. Claro que la droga seguía presente, los terrenos que ocupaban seguían siendo ilegales, la falta de cuidados médicos adecuados seguía golpeando a los más pequeños y a los mayores. Los problemas de fondo se mantenían tan vigentes como siempre, pero nunca les había sido tan accesible como entonces poner el pan en la mesa, y eso les alcanzaba para sentirse plenamente agradecidos. Pinceladas de un bienestar inédito recorrían todo el barrio, salvo los rincones de las consciencias turbadas de quienes desaprobaban la sombría procedencia del dinero que los amparaba. Personas entre las cuales se contaba a Juana.
-No arranquemos, porque voy a tener que llamarte cara dura y otras cosas de nuevo, y no tengo ganas. Yo te quiero, Juana, pero con este tema, delirás.
-Vos sos la cara dura, Amparo, defendiendo esto a capa y espada. Yo estaré beneficiándome por algo que me da asco, pero ni bien junte la suficiente plata para salir de acá…
-Pero lo que yo no entiendo es por qué te da tanto asco. Hace casi veinte años que estamos metidas en una villa miseria sin que nadie nos dé una mano, ¿y a vos te da culpa que nos den trabajo, que nos den la chance de tener algo que poner en el plato de nuestros hijos?
-Y en estos casi veinte años que llevamos siendo amigas te conocí mucho, y sé que no sos tonta. Bien sabés vos que este tipo nos ayuda solo para usarnos para su negocio.
-Claro que sí, pero es más ayuda de la que nadie nos dio nunca. Mirala a tu nena, festajando un gol que te acabás de perder por rezongar conmigo. ¿Alguna vez pensaste que le podrías dar la oportunidad de estar tan contenta?
-Por ese motivo es que no me estoy yendo ya mismo. Pero me niego a pasar el resto de mi vida y la de mis hijos lavando el dinero de un asqueroso narcotraficante que le arruina la vida a miles de personas que…
-¿Y qué? Ya lo hablamos esto, hacen esas drogas con las que se dan los ricos, ¿por qué te preocupás por los ricos? ¿Los ricos alguna vez se preocuparon por vos?
-No. Pero yo sufro un hijo adicto al paco, y no quiero ser parte de algo que produzca más madres con hijos adictos.
-Y Joaco se está recuperando, porque ahora se concentra en el trabajo y el taller de teatro, y tiene acceso a ambas cosas ¿gracias a quién?
Se hizo un tenso silencio, sólo inturrumpido por algunos gritos provenientes de la cancha. Tímidamente, Margarita tomó el termo, para retomar la ronda de mate que se había detenido abruptamente.
-Mirá, Juani, no soy una arpía sin corazón, sé que todo lo que tenga que ver con la droga es repugnante. Pero quiero darle lo mejor a mis hijos, y en veinte años nadie más me dio una oportunidad para hacerlo.
Juana, firme en sus convicciones pero sintiéndose fuertemente apesadumbrada, aceptó el mate de Marga, y respondió al saludo con la mano que le hacía su hija desde la cancha. El partido había terminado, igual que la discusión.
6 years, 8 months ago
JUANA LA LOCA de harey
Está muy bien escrito tu texto, harey; los diálogos muy naturales. Es también muy visual; no le encuentro errores para señalar y el problema al que se refiere se entiende perfectamente.
En lo único que tengo dudas es con respecto a que porque laven dinero del narcotráfico haciendo obra social en las villas disminuya por eso el consumo del paco, o los ajustes de cuentas, o el poder de los capos. El paco es lo que se desprecia de la cocaína, que la consumen “los ricos”, pero también tienen que ubicarlo. Y el poder no disminuye, se disfraza de buena gente, pero continúa, de otro modo. Pero en realidad sólo lo estoy suponiendo; tal vez, de alguna manera se las arreglen para que parezca que disminuyen esas plagas. Sé lo que sabemos todos: que existen vínculos entre los traficantes, los capos, el poder político; la policía, por supuesto, que libera las zonas para que ellos puedan actuar con impunidad, pero saber con detalles, no, no conozco todo eso tan de cerca. Por otro lado, con respecto a las mamás que opinan, es un tema contradictorio conocer de dónde viene el oportuno bienestar y no aprovecharlo, sabiendo que esta vez les tocó pero no siempre será así, que cuando a ellos ya no les convenga se acabará la buena onda, y que de todos modos el narcotráfico no va a terminar por una actitud voluntarista individual. El título esta perfecto. A mí me gustó mucho el cuento tal cual está; para opinar más precisamente tendría que conocer sobre todo eso más en profundidad, y no es el caso. Ya lo creo que es un tema difícil, te felicito por atreverte a abordarlo. Es bueno no tenerle miedo a los temas fuertes como éste.
6 years, 8 months ago
Muy feo, o sea, muy lindo, tu cuento. Comprendo que es difícil hablar directamente de estos temas, pero creo que también es necesario. En tu caso tu planteo es maquiavélico, lo cual me gusta. Siempre existe el problema de lograr un fin muy loable mediante medios que no lo son, pero que se pueden ver como un mal menor; esto se da en la vida en casi cualquier ámbito, y tu punto de vista en este tema, sin denostar ni alabar ciegamente, me parece muy acertado. Te felicito.
6 years, 8 months ago
Ana, exactamente por la falta de conocimiento que mencionás es que se me volvió difícil el cuento y que me queda sabor a que necesita edición… Aunque bueno, tal vez sea algo generado por esa inestabilidad de tratar un tema que no se conoce a fondo.En cuanto a lo que decís que te deja dudas, quise transmitir que teniendo trabajo, mejores condiciones de vida, lugares de recreación, etc. a algunas personas se les facilitaría ir dejando malos hábitos que de otra forma sería casi impensado que abandonen; sin embargo, tuve la intención de que sea exagerado, que sea lo que los habitantes de la villa perciben cuando en realidad no es tan así. Debería editar para dejar eso más en claro, me parece.Gracias a ambos; concuerdo totalmente en que son temas de los que vale la pena animarse a hablar, por eso no me rendí cuando la cosa se me puso complicada.
6 years, 8 months ago
Otra cosa, Harey: Tu cuento no tiene necesariamente que reflejar la realidad, eso se lo podés dejar a los periodistas e investigadores. Lo importante es que luzca realista, en todo caso, y que la historia tenga un desarrollo y una estética que refleje lo que pensás de un tema con el conocimiento que tenés del mismo. He leído que hay narcos que “hacen la de Robin Hood”, pero no es lo común, sobre todo en Argentina, así que tu relato tiene sustento en la realidad aunque no se base en un hecho real concreto. Si querés hacer ver que la mejora es frágil y superficial y que la gente de la villa percibe mal las cosas, solamente tenés que cambiar un poco la descripción que hace el narrador de la situación, a partir de “Hacía unos meses”. Nuevamente felicitaciones.
6 years, 8 months ago
Afortunada contingencia
Aún no había amanecido, y la joven Constanza, habiendo ya sonado su despertador hacía más de media hora; dormitaba indiferente entre las sábanas de su somier. Nuevamente la invadía la sensación que el enfrentar la luz del día requeriría de un coraje del cual ella no se sentía propietaria. En el mejor de los casos, cambiaría de parecer luego de un largo baño (al que irónicamente su hermana llamaría “baño Romano”) y una abundante taza de café.
Luego de llevar a cabo los cotidianos rituales que poblaban sus mañanas, eligió la ropa que le pareció adecuada para encaminarse a la Villa 23; lugar donde recogería la información necesaria para llevar a cabo su tesis. Cerró con llave su departamento, a pesar de que aún se encontraba habitado; y se dispuso a ingresar al ascensor del edificio lo más rápido posible. Generalmente prefería las escaleras, pero debió ser amable y responder a la forzada generosidad de su vecino; quien se encontraba esperándola en el interior del elevador impidiendo que sus puertas se cerraran. La cortesía de la joven no fue más allá de ese pequeño gesto, ya que prefirió permanecer en silencio durante el viaje a la planta baja; a pesar de que aquel muchacho había demostrado en varias ocasiones ser especialista en lo que a charlas políticamente correctas se refiere.
Llegar a la villa fue más fácil y rápido de lo que tenía esperado, gracias quizás a la grata compañía de su amigo Alonso Valles; de notable aptitud intelectual y arraigado compromiso social. De él había sido la idea de llevar a cabo una tesis que, titulada como “Medios, marginalidad e imaginarios sociales”, pretendía echar luz sobre ciertos mitos generados en un país donde los medios se veían teñidos de dos ideologías opuestas; no dando lugar a las doscientas cincuenta y cuatro escalas de grises que; efectivamente, existían.
Al percibir a los jóvenes sumergidos en una suerte de vorágine que los llevaba a la acción y lograba que sus consciencias, aun percibiendo peligros, se obligaran a correr todos los que fueran necesarios; el reloj se empeñó el que la mañana transcurriera rápidamente, ansioso su amo tiempo de conocer lo que vendría. Constanza se encargó de oficiar de entrevistadora, mientras Alonso meticulosamente anotaba las descripciones que fueran necesarias para dar a conocer las paupérrimas condiciones sanitarias en la que vivía esa pobre gente.
Ya entrada la media tarde, decidieron buscar testimonio entre los habitantes de un antiguo plan de viviendas que se encontraba frente de lo que resultaba ser el punto de encuentro para los jóvenes de la villa. El incipiente atardecer le daba un aspecto trágico al ambiente; desterrando momentáneamente ciertas teorías optimistas que intentan atenuar lo terrible de crecer entre la desesperación y la miseria.
Decidieron recoger el testimonio de una madre soltera de tres hijos, cuyos ojos esperanzados parecían ignorar lo precario de su entorno. Su aspecto era saludable, siendo su rostro el reflejo de la corta edad que en verdad tenía. Todo en ella era joven, salvo sus descuidadas manos: una súbita vergüenza invadió mentalmente a Constanza al comparar sus delicadas manos de universitaria con los de aquella -¿obligada?- ama de casa. El tono de su voz era cálido; algo hacía que Constanza quisiera estar en su lugar. Pero, ¿qué era?
La risa de un niño irrumpió a la altura de la puerta, y su madre le respondió con una sonrisa. Constanza sintió que el niño se reía de ella; quizás del engaño de sentirse privilegiada o del sinsentido de la seguridad, tal vez de la liviandad de no ser madre; o, más seguramente, de la vanidad de sentirse lo suficientemente importante como para provocar la risa de un niño. Era posible que el pequeño, con la lucidez y libertad de pensamiento que sólo se tiene a esa edad, percibiera la pobreza de lo que al sobrar no vale, y prefiriera la riqueza de lo que faltando sobra.
Contrariamente a sentirse desgraciada, una oleada de esperanza invadió en interior de Constanza, al sembrarse la sospecha de que el valor de la necesidad y el amor se hacen evidentes sólo en las situaciones de emergencia. Era allí donde la humanidad mostraba lo mejor y lo peor de sí, lejos de la estéril oficina de cristal a la que estaba acostumbrada.
6 years, 8 months ago
Comento los cuentos.Claudyo: Partido
Como bien explicás, tu cuento está perfectamente ajustado a la foto. El único agregado es la radio.
Conozco algo del ambiente de radio. Mi última experiencia fue en una radio barrial. En efecto, el diálogo un tanto acartonado es típico de esas emisoras. Muy buen recurso el del diálogo formando todo el cuento.AnaAlonso: Villa Laredo, San Rafael, Mendoza, Argentina
Se puede ver tu relato como una denuncia social. Sin embargo, yo lo veo como introspección: “Éstos son los hechos. ¿Qué puedo hacer para remediarlo? Más aun: si fuera Gobierno, ¿qué podría hacer? ¿Hay solución?”
Genial tu planteo. Creo que así lo vivimos muchos (no digo “todos” por obvias razones). Me trajo a la memoria dos películas brasileñas: “Pixote” y “Cidade de Deus” (quizá las hayas visto). En todos lados se cuecen habas. Pero ¿será distinto en China, en Tanzania, en Noruega? ¿Y en algún futuro, acá?Harey: Juana la Loca
Muy bien escrito, pero creo que se aleja de la realidad. El lavado de dinero no lo hacen los pobres; todo lo contrario. Y quien trafica drogas difícilmente se acuerde de los demás.
Bueno, ante tanta malaria, basada en la realidad por desgracia, quise imaginar algo menos… ya lo verán.———- Mensaje agregado a las 22:36 ———- Mensaje anterior a las 22:25 ———-CLUB SOCIAL Y DEPORTIVO “LA NARANJA MECÁNICA”
El Club estaba ubicado en un barrio que había conocido mejores épocas; contaba con un campo de juego aprovechado para todo: fútbol, básquetbol, y hasta tenis. A un lado se veía una conglomeración de departamentos muy modestos, todos casi idénticos a no ser por los colores con los que estaban pintados. Desde el campo de juego se podía ingresar en un tinglado de buen tamaño que había albergado una fábrica cerrada desde hacía años, cuyos dueños le permitían al club usarlo para los bailongos de los sábados con los que se lograba recolectar fondos. El techo había sido reparado y no dejaba pasar la lluvia.
A un “genio” de la Municipalidad se le había ocurrido llevar cultura a los barrios humildes. Descubrió el club y su tinglado, y tuvo la ocurrencia de ofrecer allí un Gran Concierto Sinfónico. No iría la Orquesta en pleno, sino unos pocos instrumentistas, bajo la batuta de un director poco conocido, y ejecutarían piezas para pequeña orquesta y algunas reducciones de partituras más demandantes. La Municipalidad proveería un piscolabis consistente en sándwiches y gaseosas. El Club, por supuesto, aceptó encantado, y juntó para la ocasión todas las sillas de las que disponía. Para evitar la desbandada, comida y bebida se ofrecerían tras el concierto. Se había logrado también la colaboración desinteresada del crítico musical Víctor Feijóo, como presentador, quien explicaría lo que no se puede explicar sino oír y disfrutar (o no): la música.
Estaba todo preparado para la tarde del sábado, cuando el jueves un conflicto gremial obligó a cancelar la presentación de la Orquesta. La Gerencia del club se puso en contacto con Víctor para pedirle consejo sobre lo que se podría hacer: las sillas estaban colocadas y los víveres ubicados en la refrigeradora, pero eso no parecía suficiente. A las apuradas, el presentador grabó un par de discos para la ocasión, pero antes quiso probar el equipo de audio; lo consideró aceptable. Le pidió al club que proveyera un “pizarrón blanco” y marcadores, además de algunos elementos escolares que serían donados a los oyentes.
Llegó el sábado. Fueron llegando hombres y mujeres de todas las edades, la gran mayoría de condición humilde. Alguna curiosidad de ver una gran orquesta habían tenido los concurrentes, pero en ese momento se sentían defraudados: oír tal música por unos vulgares parlantes no resultaba atractivo. Pero Víctor sabía lo que estaba haciendo.
En vez de los elementos escolares típicos, la Gerencia, en tiempo récord, había conseguido que le adornaran bolígrafos con el nombre del club, y los distribuyó junto con pequeños bloques de papel, todo a pedido del crítico musical.
Víctor, tras las presentaciones de rigor (el de la Municipalidad ni se animó a aparecer), se dirigió a los espectadores:
—Todos suponen que la música clásica es aburrida, ¿cierto?
Un murmullo lo negó.
—Ustedes creen que sólo escucharán música. Pues no; estarán activos: les encomendaré una tarea. En sus manos tienen papel y lapicera. Escucharemos fragmentos de diversas obras musicales, no más de dos o tres minutos cada uno, cosa de que no se aburran. Yo escribiré en este pizarrón los datos correspondientes, ustedes los copiarán, y les pido que al lado anoten dos cosas: primero, un puntaje desde cero a diez de acuerdo con lo que les agrade cada ejemplo musical. Por favor, no se dejen influir por el nombre de los compositores, y presupongan que, por ejemplo, si es de Mozart debe ser bueno. Si les gusta poco o nada, no vacilen en ponerle cinco, tres, o hasta cero. Y les aseguro que habrá música que no les gustará. Incluso, algunas de estas obras a mí tampoco me gustan. Pero quería mostrarles que no todo lo clásico es agradable ni quizá bueno. En segundo lugar, después de la puntuación, escriban la sensación o emoción que les causó, con una sola palabra, por ejemplo: alegría, rechazo, tranquilidad, excitación, odio, angustia… Sí, hay música que puede provocar angustia. Y no es de mala calidad; al contrario, si el compositor logró despertar esa emoción en nosotros, es porque supo cómo llegarnos. Porque la música es eso: emoción, aunque no tenga letra que la explique. ¡Ah! Si quieren, pueden firmar el papel; más, les pido que lo firmen, y si quieren agregar algún dato, bienvenido. Les solicito que, terminada la reunión, me lo entreguen; me servirá para mis estadísticas. Y para ustedes, enfocarse en las emociones que les ocasiona determinada música les parecerá una experiencia enriquecedora, o por lo menos eso creo. ¿Alguna pregunta?
No las hubo. El planteo los había desconcertado.
Comenzó el “concierto”. Víctor escribía los datos en el pizarrón, mientras se escuchaba cada ejemplo por un par de minutos.
En vez de preguntarse cuándo terminaría aquello, los oyentes escribían y muchas veces tachaban y volvían a escribir. Las expresiones de sus rostros habrían cautivado a cualquiera, y algunos fotógrafos las registraron.
Terminada la audición, Víctor recogió los papeles. Ya en su casa, se quedó con uno donde habían escrito: “Lo amo, Profesor”, firmado “Cornelia”, nombre sugestivo que le hizo pensar si sería casada y deseaba incurrir en pecado. Los restantes los quemó. No se sabe si obtuvo alguna estadística. Tampoco se sabe qué pasó más adelante con “Cornelia”.
6 years, 8 months ago
AFORTUNADA CONTINGENCIA de Clara
Creo que el planteo de llevar a cabo la tesis o estudio que la protagonista va a realizar es el medio que la pone en contacto con una realidad muy diferente a la que conoce, y que predomina en las descripciones; es un punto de partida para ella. Tengo la impresión de que se podría haber indagado más en las emociones que este descubrimiento despierta en la joven; como que el cuento termina un poco abruptamente y me hubiese gustado saber un poco más de lo que ella sentía. No demasiado, tal vez un par de datos más, porque de todos modos esa experiencia que marcó un antes y un después en la vida de la protagonista está bien plasmado en el cuento. En todo caso, esa curiosidad que le queda al lector por saber como seguía la historia, a mi modo de ver, es señal de que resultó interesante. Comparto la idea de que en las situaciones de emergencia la humanidad muestra lo mejor y lo peor de sí, y la percepción de la protagonista de que vive encerrada entre cristales, tan lejos de ciertas realidades, está perfecta como frase final.
CLUB SOCIAL Y DEPORTIVO “LA NARANJA MECÁNICA” de Harakiri
No se puede negar que en la descripción del lugar tuviste muy en cuenta la foto, Puedo imaginar perfectamente ese tinglado con toda la gente adentro. Es bastante común que las cosas no salgan como se esperaba y que se busque otra opción, que seguro no va a conformar a los presentes, pero en este caso, los espectadores aceptaron con gusto la propuesta y se mostraron interesados. Entonces, digo yo, por qué el profesor quemó después los papeles (no los rompió ni los tiró, los quemó, lo que indica que algo fuerte le produjeron esas opiniones, si no, simplemente los tira, no se molesta en quemarlos) Yo quería saber qué decía en ellos. Es algo que me interesaba saber. Lo de Cornelia, bueno, historias de encuentros entre hombres y mujeres hay muchos; puede quedar para otra cuento. Pero la experiencia de las opiniones sobre la música de esa gente, tan concentrada en su trabajo, debió ser muy interesante. Al menos un resumen. No es justo que no se sepa. Bueno, Harakiri, la verdad es que lograste escribir algo diferente, y de paso darnos una opinión sobre la música clásica. Muy bueno, me gustó mucho.
Muchas gracias a todos por comentar mi texto; es cierto, creo que lo que predominaba en mí cuando lo escribí eran esas preguntas: ¿Qué se puede hacer? ¿Por dónde se empieza? Y sobre todo, qué puedo hacer yo.
Harakiri, no ví esas películas que mencionás; me las anoto.
6 years, 8 months ago
Ana, para mí lo importante es lo que sintió la gente, y lo que absorbieron de la experiencia. Quise el final abierto para que el lector se imaginara ser un espectador y cómo reaccionaría en un caso así.
En cuanto al detalle de quemar los papeles, no le di importancia. Si eso molesta, posiblemente lo cambie en la edición. Lo único que quise expresar es que Víctor, cumplido su propósito de enganchar al público y despertarle intereses o vocaciones dormidas, se desinteresó de las opiniones. Sólo un trabajador (gratis), que disfrutó más, quizá, seleccionando y oyendo las obras, que haciéndoselas escuchar a la gente.
Quizá hubiera podido agregar algo sobre conversaciones de Víctor con los presentes durante el refrigerio, pero no me habrían alcanzado las palabras.
6 years, 8 months ago
Si Hara, lo entendí perfectamente; sólo lo tomé con un poco de humor, tal vez para colaborar con tu decisión de quitar un poco de tristeza en este juego, donde se están tocando temas tan duros.———- Mensaje agregado a las 16:33 ———- Mensaje anterior a las 16:27 ———-Tal vez no se entendió porque el humor no es lo mío (aunque en verdad me hubiese gustado saber qué decía en esos papeles)
6 years, 8 months ago
Afortunada contingencia - Clara: lindo cuento, me gustó cómo va avanzando; sobre el final me pasó lo mismo que a Ana en cuanto a que me habría gustado un poco más de desarrollo emocional, pero me pareció súper adecuada como cierre del cuento la reflexión del último párrafo. Es un detalle menor, pero no entendí la frase “Cerró con llave su departamento, a pesar de que aún se encontraba habitado;” una mascota? otra persona? Pregunto porque tal veztiene cierto significado del que me estoy perdiendo.Club Social y Deportivo “La Naranja Mecánica” - Harakiri:buenísimo el enfoque distinto a los demás cuentos, le da riqueza a la ronda. Claro, entiendo que no se menciona qué dicen los papeles porque desviaría la atención de lo que es el centro del cuento: las sensaciones vividas por la gente ante una propuesta tan inusual como interesante, y el que a Víctor le importara más organizar la actividad y generar interés que saber lo que las personas pensaran, ¿verdad? Lo que sí es cierto es que el fuego queda un poco chocante, al leerlo se siente como si el desinterés ya pasara a desprecio. En fin, muy buen cuento, tanto fondo como forma.
———- Mensaje agregado a las 23:55 ———-
Harakiri, te agradezo la crítica, pero en cuanto a lo no realista del cuento quería mencionar que la idea me surgió tras leer testimonios reales de personas humildes que marcharon para exigir la liberación del Chapo Guzmán, un traficante mexicano recientemente detenido; cito uno de ellos: “Marchamos en apoyo al ‘Chapo’ Guzmán porque es él el que da trabajo y ayuda allá arriba en la sierra”. Y lo del lavado de dinero lo tomé de otra noticia que recordaba haber escuchado hace ya más tiempo, un caso descubierto aquí en Argentina, de traficantes que utilizaban personas fuera del sistema fiscal para lavar el dinero ya que no hay control sobre ellos. Seguramente lo que narro no es lo más común, y es probable que lo encare de manera ingenua, pero partí de hechos reales para escribir el cuento. Cosa que no sé si es tan buena, porque significa que tal vez no realicé un gran trabajo creativo para la trama jajaja. Por otro lado, pero más importante, nunca quise decir que el traficante pensara en los demás, sino todo lo contrario: realizaba algunas “buenas acciones” (escasas, superfluas) en una comunidad marginal, que no recibía ayuda de nadie, para contar con su mano de obra y apoyo voluntarios siempre para beneficio propio, como seguramente es que ocurre en los casos reales como el que mencioné antes. Eso es lo que tal vez deba editar para que quede más claro.
6 years, 8 months ago
Harakiri: Me atrapó tu cuento, me gustaron las minuciosas descripciones en lo que a música se refiere, así como la manera que intentas generar una visualización referente a la foto de la consigna en el primer párrafo. De todos modos pienso que los espectadores habrían reaccionado mas violentamente ante la desilusión. También me gustaría haber sabido mas de Cornelia antes de que fuera mencionada en el ultimo párrafo.Ana: Me gusto mucho tu relato, muy certero y concuerdo con mucho de lo que piensa el personaje, me sentí identificada, salvo por una oración casi al final. Felicitaciones! A mi modo de ver sos muy talentosa.“Las solapas de mi abrigo están diseñadas a prueba de las actitudes de otros, pero no de las mías, así que la palabra las traspasa y se me filtra en el cuerpo, desplazando a su paso los últimos resabios de vergüenza propia y ajena” El ultimo fragmento me pareció interesante pero no creo haber entendido el sentido que quisiste darle ¿autoindulgencia? O tal vez quisiste decir que cuando ella hablaba mal de otros sus palabras desplazaban la vergüenza que podía llegar a sentir por sus propias actitudes al ser las mismas que estaba criticando. Me quedó la duda. De todos modos me gustan los mensajes que pueden interpretarse de muchas formas“A ellas todavía no las alcanzó el desencanto, pero yo lo veo paciente, siguiéndolas de cerca, esperando el momento para inyectarles la resignación.” Me gustó esta parte, ya que convertiste el sustantivo desencanto el cual es un sentimiento humano en un personaje capaz de llevar a cabo acciones. Quizás ese recurso tenga algún nombre en literatura pero yo me sorprendo al ser ignorante en el tema; me pareció muy estético.“Un arabesco que quedará suelto porque sólo tengo formas cuadradas, rectangulares o redondas; tal vez triangulares para acomodarlos”
Me gustan este tipo de visualizaciones, debe ser que estudio Ingeniería jaja.“Y yo sigo sin saber que parte es la que me toca en este guión que me escribió la vida”
Semanticamente bello pero no termino de convencerme ya que pienso que el guion lo escribimos nosotros mismos, dependiendo de nuestras elecciones, pero eso va más en la filosofía de vida de cada personaje… es que con este me había sentido identificada, por eso debe ser que me hizo un poco de ruido. Y quizás a esa altura ya me había puesto muy exigente por lo mucho que me había gustado tu cuento.Claudyo:“ Si, ya las van a tratar de sirvienta ladrona, puta barata, mula, mechera, como siempre que salen del barrio.—Y a decirles que cobran fortunas del Gobierno y los políticos, cuando vemos todos los días que no es así.—Con lo que cobran de este torneo y los subsidios, tiran una semana apenas.”
Es el fragmento que más me gustó porque yo me indigno al escuchar cosas como esas de parte de cierta gente que está en contra de los subsidios. Me gustó sobretodo la critica social que haces, me pareció muy acertada. Muy buena descripción del partido, permite visualizar momento a momento lo que está ocurriendo en la cancha.
Haley: Me gustó mucho tu cuento, se hace muy fácil de leer, y nos pone a pensar… Un dilema moral realmente. Por un instante me puse en el lugar de cada una y entendí sus razones, las de ambas, en casos como éste imposible ponerse de un lado o del otro. En la vida sólo existen posturas y formas de mirar los asuntos. En lo personal disfruto pensar en situaciones que nunca me había puesto a pensar antes y tu cuento lo logró, al plantear un caso donde un delincuente está haciendo algo bueno por la gente. Me gusta tu forma de mostrar las cosas buenas y malas de un ser humano sin ponerte ni de un lado ni del otro, ya que todos somos seres humanos, nadie completamente bueno ni malo, solo tenemos defectos y virtudes, y tu texto lo puso de manifiesto.
6 years, 8 months ago
Gracias por la crítica, Clara. Sí, me gusta hallar en los textos que leo y crear en los que escribo esos matices de “bueno” y “malo” en las personalidades de los personajes, porque creo que es lo que pasa en la realidad. Sin embargo, a veces, como en este caso, se vuelve complicado definir bien lo que pretendo de cada personaje como para que se entienda con claridad; cuando tenga listo lo que quiero modificar, editaré el cuento. Ah, y más arriba te hice una devolución del tuyo.Por otro lado, estudiás Ingeniería? Yo también! Compañera! Jajaja, qué rama estudiás? No es casualidad entonces que también me haya atraído ese fragmento tan visual que escribió Ana.
6 years, 8 months ago
Eh genial! No soy la única que tiene gustos dispares, sí, estudio Ingeniería Civil, vos? Vi tu devolución, concuerdo con vos y Ana, pasa que no tuve demasiado tiempo para sentarme a escribir y elaborar el cuento todo lo que me hubiese gustado. Al final no pude pensarlo bien como para que no quede tan abrupto. Me hubiera gustado describir un poco alguna situación anterior en la villa antes de que Constanza arribara a su conclusión. Para la edición me propondré mejorarlo.
6 years, 8 months ago
Para Clara:
A veces escribo un poco intuitivamente, sobre todo cuando un tema me desborda, como en este caso, porque ocurre que no es cuento, es una realidad que veo a diario. Podría ampliar, porque siento mucho interés en hablar de este barrio sobre el cuál escribí, pero no quiero abusar del espacio que me corresponde. Tal vez en otra oportunidad, en otro cuento.“Las solapas de mi abrigo están diseñadas a prueba de las actitudes de otros, pero no de las mías, así que la palabra las traspasa y se me filtra en el cuerpo, desplazando a su paso los últimos resabios de vergüenza propia y ajena” En esta frase lo que intento decir es que me hieren más mis propios prejuicios que los ajenos; tener que reconocer que tengo prejuicios y que con eso sumo al daño que se hace con ellos. “ A ellas todavía no las alcanzó el desencanto, pero yo lo veo paciente, siguiéndolas de cerca, esperando el momento para inyectarles la resignación.” Creo que el recurso literario se llama “personificación”, pero no le doy mucha importancia al nombre de los recursos que utilizo; escribo como me sale.“Y yo sigo sin saber que parte es la que me toca en este guión que me escribió la vida” Totalmente de acuerdo con tu opinión; estoy segura de que nada pasa porque tiene que pasar, o mejor dicho, las cosas pasan a veces lejos de nuestra voluntad, pero la actitud que tomemos con respecto a ellas va a ser lo que en definitiva determine los resultados, y somos responsables de las consecuencias.
En este caso, cuando me refiero al “guión que me escribió la vida”, lo hago desde un estado de ánimo; se trata de un caso puntual que tiene que ver con las veces en que sentís que no estás pudiendo elegir porque no ves las opciones o porque las fuerzas te abandonaron.
Muchas gracias por tus opiniones y por leer mi texto con tanta dedicación; espero que estas aclaraciones te sirvan para interpretar lo que tal vez escribí en forma demasiado metafórica para un texto de estas características.
6 years, 8 months ago
Harey y Manuceclararebeca quería decirles que me alegro mucho de su participación en los juegos. Y también me deja buenos sentimientos el empuje que están dando quienes ya frecuentaban los juegos.
AnaAlonso, Claudyo, Lidy … y ahora ¡volvió Hara!
Excelenteeeeeeeee
6 years, 8 months ago
Clara: somos dos, sufro si me preguntan “letras o números?” porque no podría decirle que no a ninguno; por otro lado, estudiando o trabajando en una profesión tan técnica, creo que es hasta necesario dedicar tiempo a cultivarse en alguna rama artística, de la preferencia de cada uno. Ingeniería Química, en mi caso. Y buenísimo, es muy valioso este sistema de devoluciones y ediciones; espero a leer tu edición.
Anita: muchas gracias! A mí me alegra haber encontrado este taller tan lindo; se nota talento, dedicación y disfrute (que es lo que creo más importante) en quienes participan, incluyendo tu labor de moderadora. Me sentí muy bien recibida, y en estas semanitas que llevo acá ya siento que estoy aprendiendo, como también disfrutando de leer y escribir, claro.
6 years, 8 months ago
Harakiri, gracias por el comentario y te felicito por tu cuento, las situaciones bizarras me encantan, y esta está muy bien llevada.
Clara: gracias por los elogios, me alegro que te haya gustado mi texto. Y respecto del tuyo, también me gustaría un poco más de desarrollo, el cuento es muy bueno y algún agregado le vendría bien para redondear algunas ideas. Detalle técnico: en el primer párrafo cambiaría el punto y coma por coma.
6 years, 8 months ago
Veo que hay chicas que estudian Ingeniería! ¡Qué bueno! En mi época también las había: me recibí de ingeniero civil hace muuuuchos años. Y sí, creo que hay que integrar la ciencia con el arte. En mi caso, no sólo incursiono en la literatura, sino también en la música. En cambio, para las artes pictóricas y plásticas soy un queso total.
6 years, 8 months ago
Estelarfutbolismo
Abajo se escuchaba la efervescencia del partido femenino, los rugidos de la hinchadita del barrio, el pendejerío; iba dos a cero ganando el equipo visitante. No es que me interesara, pero desde aquí se oía todo y no quedaba otro remedio. Intenté concentrarme en lo mío: sobre mi escritorio había una pequeña pantalla que transmitía en directo desde una tierra remota. Aquel planeta no tenía nombre y las figuras que lo habitaban eran celestes, pacíficas.
Vamos por partes. No soy vidente ni brujo, tampoco estoy loco ni soy un gran inventor, y mucho menos he sido elegido por la mismísima Entidad para ser testigo de grandes revelaciones. Fue sólo un error de Correo Argentino, así de simple. Había comprado por e-bay una Tablet preciosa y en su lugar me llegó un aparato por demás singular: el visor era pequeño, no superaba los 12x12, y tenía una pantalla espejada en el centro, rodeada por un pesado marco de bronce; en la esquina inferior derecha, un sencillo mecanismo que funcionaban por medio de una palanquita giratoria. A simple vista, daba la impresión de ser un objeto de museo.
Lo que a partir de acá voy a llamar el Ojo, se encendió automáticamente la misma noche en que lo recibí; pensaba hacer el reclamo al día siguiente, no obstante. Yo tuiteaba alguna estupidez cuando de súbito la habitación entera comenzó a empaparse de una luz áurea que no dejó recoveco sin iluminar. Imagino que, de fuera, en la austera madrugada del barrio, las ventanas de mi departamento habrían parecido una nave espacial a punto del despegue. La cuestión es que apareció la luz y no fue sólo eso, ya que con la luz también manó una música en baja frecuencia, lenta, ascendente, irreproducible. Lo que hice fue buscar la fuente lumínica por toda la casa, tanteando en la más bruta ceguera. Nunca llegué al Ojo. Al final, la luz fue decreciendo como absorbida por la pantalla y recién al cerrarse noté que había venido de allí. Me puse los lentes de aumento, alcé el Ojo y lo examiné cuidadosamente. En la pantalla sólo se podía leer: visitantes. La falla era evidente. Acosté el aparato boca abajo y me fui a dormir.
Entre ese día y hoy sucedieron varias cosas que ya todos conocemos y sobra que cuente. Como se sabe, logré entablar una suerte de comunicación con la Entidad; no era lo que se dice una comunicación fluida y rica, pero era algo. En una oportunidad me contó que ellos vivían de la riqueza del triunfo, eran conquistadores natos, pero para nada sanguinarios; se trataba de una relación de dominio más bien utópica; la victoria es un poder, decían, pero la victoria debe ganarse con diálogo y sabiduría. De algún modo, estos viajeros expandían sus dominios persuadiendo a otros mundos con argumentos celestiales, o algo parecido. Entonces le dije, medio en broma, que si les gustaba eso del triunfo deberían ver un poco de fútbol terrestre. Y la idea lo entusiasmó.
No tuve un microsegundo para explicarle el trasfondo de la broma. La Entidad de inmediato se puso a buscar por todas las señales de la Tierra enfrentamientos de fútbol. Vio y, en un relámpago binario, compartió con el total de su raza hasta los partidos más bizarros de Yupanqui contra Central Ballester, El Linqueño contra Defensores del Pronunciamiento, los del potrero de Villa Chingolo con los pibes de la esquina. Me ahogó de pronto la fría punzada de una certeza terrible. Medité un largo rato sobre la raza de los ellos. Medité y medité. La pureza, reflexioné, ahora lleno de culpa, la decencia, la utopía… ¡La utopía!
-¡Corten las señales, apaguen todo, carajo! –vociferé.
Manipulé con torpeza las tuercas que sobresalían del marco del Ojo pero, al parecer, estaban de adorno. Todo inútil. Enseguida pude oír, en el cruce transfinito de las ondas, las voces de relatores históricos y las hinchadas televisadas, la barbarie banderil, los abucheos y las piñas, y hasta los gritos del Tano Pasman en la curva del infarto. Cuando reapareció en la pantalla la entidad azulina, sonreía. Había en su rostro un mohín extraño. Le caía sangre de una ceja. Se oía, de fondo, un cantito de hinchada en baja frecuencia, casi edénico.
-¿Qué te pasó? –pregunté.
Alzó los hombros.
-Locales, visitantes, la joda de siempre.
-¿Cómo “la joda de siempre”? No hace un segundo que…
-Para vos, viejito, ¡acá ya pasaron trece décadas y la cosa está que arde! ¡Fútbol para todos y a toda hora! Tantos siglos de aburrimiento estelar, tanto derroche de diplomacia… Ahora, nuestras conquistas por el Espacio se disputan en canchas de once, ¿viste? Más práctico, menos palabrería.
Boqueé. No pude articular. El otro, encendiendo algo parecido a un cigarrillo, continuó:
-Che, ¿siguen jugando las minitas ahí abajo? Me encantan los partidos de minas.
Asentí. Miré por la ventana. Volví a asentir. Un largo silencio de angustia, de culpa. Luego, por preguntar cualquier cosa, dije:
-¿Cómo lo ves, quién gana?
Sonrió de lado.
-No sé, papá, pero acá los visitantes ganamos siempre. Ya vas a ver…
Entonces dejé de considerar la paciencia como una filosofía de vida y volteé el aparato, lo dejé caer y le salté encima cuantas veces pude. No quedó ni una arandela en su lugar. Recogí los restos y, casi en simultáneo, mientras los tiraba al cesto, oí los gritos que venían del barrio. Me acerqué a la ventana y vi que el partido se había deshecho. Al cabo de un instante, noté que una sombra interminable se posaba sobre la ciudad; se abrían las compuertas; bajaban los ellos, altivos, mostrando con orgullo unas largas camisetas de tres bandas: celeste, blanco, celeste… Y ahí sí me puse loco: con la bandera no se jode, hermano. Me arremangué la camisa y bajé a la calle. ¿Quiénes se creían esos para venir a prepotearnos la albiceleste? Manga de fanáticos, trogloditas. Una cosa es joder con el fútbol, pero ¿con la bandera? Pst, ni que fueran mejores que nosotros, esos pichis.
6 years, 8 months ago
Daniel, muy divertido el cuento. Sé que el fútbol puede ser una enfermedad contagiosa, pero nunca se me ocurrió que llegara a tanto. La verdad me encantó, está muy bien hecho, te felicito. Dos detalles técnicos: en el primer párrafo te quedó un “desde el una tierra”; segundo, Defensa y Justicia con Deportivo Paraguayo no juegan en la misma categoría desde 1982, si querés hacerlo mas realista lo podés cambiar por Victoriano Arenas, por ejemplo; igual yo pondría un partido del Torneo del Interior, algo como Atlético Peñaflor vs. Sportivo Atenas o El Linqueño vs. Defensores del Pronunciamiento (si, esto es real).
6 years, 8 months ago
ESTELARFUTBOLISMO de D.VitrubioAy Daniel, cómo me hiciste reír. Aunque tal vez sea para llorar. El futbol, el patriotismo, grandes generadores de fanatismos y enfrentamientos violentos por el poder, superando la escala planetaria y extendiéndose a otras galaxias. Y apropiándose de símbolos y vocabulario, otra costumbre muy terrestre. Qué mala influencia somos para los otros mundos, sus dioses o jefes y habitantes en general. Me hubiese gustado leer el cuento antes de los recortes, pero aun así, me parece excelente. Tal vez quien conozca de futbol, su historia y su lenguaje particular, pueda reconocer menciones que supongo reales (aunque si fueran inventados significarían lo mismo) pero sin entender nada lo disfruté igual. Muy bueno Daniel, me encantó.
6 years, 8 months ago
(ya edité mi cuento; espero que el próximo de mil palabras que escriba, logre hacerlo con claridad a la primera)Estelarfutbolismo - D. Vitrubio: Cuando leí “Sci-Fútbol” me entró curiosidad, no imaginaba de que podría tratar el cuento, pero me sorprendiste muy para bien. Hilarante y descabellado, me encantaron las contestaciones de la Entidad ya futbolera. También el final, donde el protagonista sigue la misma línea de vocabulario de cancha pero ahora incluyendo el “patriotismo”. Lo primero que leo tuyo y me pareció buenísimo, aplausos.
6 years, 8 months ago
Claudio, Ana, Harey, muchas gracias por sus lecturas y sus devoluciones.
Claudio, ahí seguí tus sugerencias. No tenía idea. La verdad es que soy un completo ignorante del fútbol (mi novia sabe más del tema que yo, así estamos, jaaja).
Ana, Harey (un gusto, Harey), me gustó mucho la lectura que hicieron del cuento. ¿Quién era más bárbaro, no?
Saludos, intentaré dejar hasta mañana mis comentarios.
6 years, 8 months ago
Vitrubio: el cuento es bueno, es decir, el argumento, desenlace, etc… Pero siempre cuenta más el cómo se lo narra, y tu prosa es impecable. Felicitaciones!
6 years, 8 months ago
Amigos, comienza la votación.
Notese que en la primer página puse desde el Lunes 15, pero ahora vengo a descubrir que es Lunes 14 Asi que no perdamos tiempo y votemosssssss jajajaja
6 years, 7 months ago
Mis votos: Estelarfutbolismo - D.Vitrubio: 2 puntos.
Juana La Loca - Harey: 1 punto.
Al primero lo voto porque me gusta el fútbol, la ciencia ficción, el humor, y porque me siento culpable de pasarle mal el nombre de un equipo: era Defensores de Pronunciamiento y no del Pronunciamiento (localidad de Entre Ríos). Perdón, Daniel.
De Juana La Loca me gustó tanto la forma como el planteo de dos posiciones contrapuestas sobre un mismo tema.
Lamento no poder votar a los demás, porque son todos igual de buenos, pero así son las reglas y están bien, aunque sea difícil elegir. Felicitaciones a todos, me alegro que la foto que elegí los haya inspirado, aunque fue una lástima que Craig y Lidy no hayan participado.
6 years, 7 months ago
Estelarfutbolismo - D.Vitrubio: 2 puntos
Porque disfruté mucho de leerlo. Sin ser ninguna fanática del fútbol me resultó súper entretenido, está excelentemente desarrollado y escrito.
Villa Laredo - Ana: 1 punto
Porque no es nada fácil escribir un texto tan reflexivo y visual, y Ana lo hizo de forma impecable.
De todas formas felicitaciones a todos, todos los cuentos fueron de muy buen nivel.
6 years, 7 months ago
JUANA LA LOCA de Harey: 2 puntos.
ESTELARFUTBOLISMO de D.Vitrubio 1 punto
Felicitaciones para todos los compañeros que participaron.
6 years, 7 months ago
Gente, empiezo de a poco comentando los cuentos. Este finde (casualmente, Claudio) estuve en Entre Ríos. No tuve un segundo para terminar de leer. Pero ya estoy de vuelta en Tuculandia, así que seguramente mañana dejo lo que falta.
Gracias por tu lectura, munuceclararebeca
PARTIDO
Me encanta la naturalidad de este cuento, los diálogos frescos, cuidados y con ese empuje crítico que, en el contexto social que retratan, los hacen tan verosímiles. También me pareció adecuada la idea de una relatora y no de dos relatores masculinos, porque creo que, en este caso, ver parte de la acción desde una mujer se articula mejor con la propuesta del partido. También es interesante ese personaje porque dice mucho de sí mismo sin ser descripto: la mujer puesta en un lugar que históricamente ocupó el hombre nos sugiere una naturaleza fuerte, una ruptura de esquemas, un desafío, y a la vez produce un juego simbólico de paralelismo entre esta relatora y la imagen de la presidenta, reforzado por las líneas más críticas del relato y también, por supuesto, por la elección en los modos en que los relatores se dirigen al público: oyentes, oyentas; todos, todas, etc., y otras marcas discursivas reconocibles. Me pareció un relato especialmente impecable en el tratamiento del diálogo, porque produce una descripción contextual indirecta, casual, y de esta manera termina ofreciéndole al lector un texto que, en sí, no habla de fútbol. Si bien el título del cuento puede parecer un poco perezozo, yo capté la idea de un partido “mayor”, o sea que el partido del que en verdad habla el cuento es un enfrentamiento de realidades o de posturas. Excelente.VILLA LAREDO, SAN RAFAEL, MENDOZA, ARGENTINA
Contrario al cuento anterior, acá la crítica orbita una desesperanza definitiva, un desencanto irremediable; la imagen de la villa va al concepto de no-lugar, es decir un sitio sin historia, un producto del olvido de otros, algo muerto que por momentos parece vivo, como si quisiera subir a respirar y se volviera a hundir en la oscuridad. También se ve una homogeneidad que se traduce en una falta de identidad o en una imposibilidad de identidad. La postura del cuento me recordó a la novela La prisión de Bautista, de Dardo Nofal, especialmente en esa mirada consciente y brutal de la miseria desde la miseria. En cuanto a la narrativa, es impecable y tiene algunas frases que me encantaron: “El adjetivo vuelve como un búmeran y se estrella en la solapa de mi abrigo, del lado izquierdo” o “Todavía queda gente voluntariosa que intenta disfrazar con colores la miseria”. Otro punto que quiero remarcar es ese inicio descriptivo, que me pareció sobresaliente, no sólo por cómo está escrito sino porque le anticipa al lector o, de alguna forma, le advierte lo que viene a continuación. Muy bueno.
6 years, 7 months ago
D.Vitrubio
Gente, empiezo de a poco comentando los cuentos. Este finde (casualmente, Claudio) estuve en Entre Ríos. No tuve un segundo para terminar de leer. Pero ya estoy de vuelta en Tuculandia, así que seguramente mañana dejo lo que falta.
A propósito, ¿te embarraste hasta la cabeza?
6 years, 7 months ago
Anittaa
A propósito, ¿te embarraste hasta la cabeza?
¡Y te quedás corta, Anita! ———- Mensaje agregado a las 14:59 ———- Mensaje anterior a las 13:10 ———-Juana la locaMuy bueno este cuento, especialmente por cómo está tratado el tema en la discusión. El diálogo ensambla la problemática de la droga en el contexto de la pobreza y, a la vez, las minucias de la política, encaradas con altura. Está muy muy bien escrito; al igual que “Partido”, los diálogos tienen mucha naturalidad, sólo que acá tienen un desarrollo diferente por el tipo de situación comunicativa. Me gustaría pedirte si me permitís trabajar este cuento en una clase; tengo que dar las últimas prácticas en un par de meses y me vendría al dedo para los pibes de 4to. Excelente!
Afortunada contingencia
Me pareció interesante en este cuento la evolución que muestra la protagonista; es difícil lograr un cambio así en tan pocas líneas y acá me parece que es lo más logrado. Está muy bien narrado y la verdad es que me hubiera gustado ver el tema un poco más extendido para mostrar los procesos internos del personaje con mayor desarrollo, pero la extensión no siempre nos permite esos lujos. La reflexión que se hace en el cierre del cuento encantó. Muy bueno!
CLUB SOCIAL Y DEPORTIVO “LA NARANJA MECÁNICA”
¡El tema del cuento es genial! Me pareció muy ingeniosa y rica la propuesta de Víctor, la explicación del ejercicio, el concepto del ejercicio, también. El desarrollo viene bárbaro, hasta el último párrafo; me descolocó el cierre, como que se desvía del eje en el que se había concentrado el lector. Quizá yo me hubiera enfocado más en algún mensaje referido al tema, alguna reflexión absurda o completamente inesperada sobre la música que dejara a Víctor en off side. Pero por lo demás, me encantó.———- Mensaje agregado a las 15:07 ———- Mensaje anterior a las 14:59 ———-Me olvidaba de la votation.2 para Juana la loca1 para Partido
6 years, 7 months ago
Muchas gracias por tu entusiasta y detallado comentario, Daniel. Y con el título, específicamente pensé en la lucha de clases como disputa futbolística. Me alegro que te gustara.
6 years, 7 months ago
Espero que me acepten los votos sin haber comentado algunos cuentos… Juro ante Escribano Público que los leí
AnaAlonso - Villa Laredo, etc. 2 puntos
D.Vitrubio - Estelarfutbolismo 1 punto
Lástima que no se pueda votar más. Todos muy buenos.
Espero que me disculpen. Ando (andamos, si cuento a Despistada) con algunos problemas de diversa índole, que nos mantienen algo alejados del foro. Pepocarozo también anda con problemas… tratando de sobrevivir (nada serio; es una manera de decir).
6 years, 7 months ago
Muchas gracias por tu crítica, Daniel! Claro que sí, para mí es un placer que el cuento te haya gustado y te sea de utilidad, así como también que vaya a ser leído por todo un curso; después contame si tuvo repercusión entre los pibes
6 years, 7 months ago
Estelarfutbolismo - D.Vitrubio: 2 + 2 + 1 + 1 = 6
Juana La Loca - Harey: 1 + 2 + 2 = 5
ESTELARFUTBOLISMO de D.Vitrubio 1
Villa Laredo, etc. : 2 + 1 + 2 = 5
Partido 1
El ganador esssssssssssss D.Vitrubio… ¿Con qué nos sorprenderá?
Felicitaciones a tuttttttttttttti. Ha sido una ronda hermosa con nuevos compañeros.
6 years, 7 months ago
Gracias por sus votos y por el tiempo de lectura que le dedicaron a mi cuento. Ya le enviaré la foto a Anita para la próxima ronda. Espero que les guste Se vemo en la ronda 4.
6 years, 7 months ago
 

Buscar mensajes