Hermoso texto, Ana, tan simple pero a la vez profundo y con esa canción de Lennon… quién puede pelearse?———- Mensaje agregado a las 19:35 ———- Mensaje anterior a las 19:06 ———-MIS VECINOS
Son impredecibles. No tienen costumbres ordenadas y metódicas como las mías. Sé que me pueden considerar una aburrida, pero así soy y me gusta.
Ellos no. Y digo ellos, realmente sin saber bien a quienes me refiero. Nunca los vi, ni siquiera en el palier o en el ascensor. Parecen invisibles pero de ninguna manera son silenciosos. A la mañana, mientas preparo mi desayuno, “ellos” ya escuchan música de esa horrible cumbia villera… y a todo volumen. Entonces, tengo que irme al comedor con mi bandeja para estar más tranquila.
Entre la música se escuchan voces que poco a poco van subiendo de tono, hasta convertirse en gritos.
Una vez, juro que sólo una vez, apoyé la oreja en la pared, por supuesto sin ánimo de chusmear, y oí amenazas que en verdad me asustaron: “te voy a matar hija de puta”, “dale, dale, clavame ese cuchillo y vas a la cárcel por el resto de tu puta vida”.
Esa pelea fue realmente fea. No sabía si llamar o no a la policía, pero en estos casos mejor no meterse a ver si todavía la ligo yo. Nunca más apoye la oreja en la cocina.
A la tarde varios chicos lloran y gritan como si estuvieran solos. Tienen un balcón francés y los escucho por la ventana del lavadero. ¡Pobres ángeles! Tiran juguetes al patio de abajo y pelean, claro… imitan a sus padres. ¿Cómo pueden dejarlos solos? ¿O es que después de tanta discusión están haciendo las paces en la cama?
La noche es de lo peor. Yo, que siempre veo una película de 22 a 24 hs., tuve que comprarme un televisor para mi dormitorio, porque si me quedo en el living sé con seguridad que hacen orgías en donde corre droga. Golpes en la puerta de entrada, señalan que vienen muchas más personas. ¿Y los chicos? ¿Nadie piensa en ellos? Los ascensores suben y bajan sin parar hasta las 5 de la madrugada.
Me siento rodeada, como una presa.
Mi vida está conmocionada. Ya no descanso ni tengo n momento de paz. No como bien: pero sigue intrigándome cómo y quiénes son. ¿Acaso correrá sangre alguna vez?
No le quiero preguntar al encargado para no parecer chusma, pero seguro él sabe todo lo que pasa, como todos los porteros de edificios.
Pero yo soy discreta. Claro… no soy ninguna mojigata: En mi juventud también participaba de orgías y era swinger… ¡pero no tenía hijos, qué embromar!!!!
6 years, 6 months ago
MIS VECINOS de Lidy
Cada casa es un mundo, pero hay mundos que son más retorcidos que otros. El tema de los chicos en el medio es quizás lo más criticable de cualquier situación en la que ellos no pidieron intervenir y de la que, por su condición, no pueden salir así nomás. Muy bueno.
6 years, 5 months ago
FESTEJO
El grito, los saltos, el baile, el revoleo de la camisa, todo lo hago como corresponde, en la vereda, delante de los amargos vecinos que no entienden nada. No importan las sonrisas socarronas, la indignación mojigata, la indiferencia forzada. La sangre hierve aunque se mantenga a 36,8° C, el pecho explota para volver a su lugar y poder estallar de nuevo, la garganta se rompe en pedazos y se vuelve a rehacer una y otra vez. El cuerpo entero pelea contra el ambiente hostil, de viento frío y rechazos sofocantes. Allí donde la gente perdió la batalla contra la espontaneidad y el inconformismo, yo he triunfado en grande. Con la mente empapada en gozo y el alma en la piel, festejo sin medida, salpico felicidad, enseño desfachatez. Aprendan. Así se celebra un éxito, aunque sea el de haberle hecho un gol a la rutina. Yo gané. Descubrí que la razón no importa. Y ése es el único motivo que me trae aquí.
6 years, 5 months ago
Recuerdos
Cuando un hombre está parado en una escalera apoyada torpemente contra una altísima medianera, podando las invasoras ramas de un árbol que es propiedad y, por ende, responsabilidad de sus negligentes vecinos; siendo capaz de observar desde esa posición el chiquero al que los susodichos llaman “patio”, caldo de cultivo para toda clase de bicho indeseable; hirviendo de la impotencia de hacer el trabajo que le corresponde a otro porque se lo necesita hecho; cuando un hombre se encuentra en esa situación, lo que menos quiere que le ocurra es el cross (tanto a la estabilidad como al orgullo) que significa trastabillarse en la escalera para terminar boca abajo, sostenido de alguna manera por las ramas que se dirigió a derribar. Supongamos que realmente tenemos a un sujeto en estas circunstancias.
Es lógico suponer, entonces, que estando ahí colgado, obviamente aún más a disgusto de lo que ya estaba antes, le resulte una sorpresa experimentar, repentinamente, una sensación sumamente agradable. Y más todavía percatarse de que no sólo se siente bien a pesar de la situación, sino que lo hace debido a ella.
Durante unos segundos, lo desorienta el sentirse a gusto sin tener ni idea de por qué, hasta que la causa se revela como sale del agua un pez que lo obligó a tirar y tirar de la caña: un recuerdo, que su cuerpo entero revivió antes de que llegara a su yo consciente.
En este caso, la presión de la sangre en la cabeza fue el nexo con su infancia, con las tardes en las que competía con su hermano y sus amigos por quién duraba más tiempo haciendo la vertical, tras una simplona clase de Educación Física que los dejó entusiasmados a un nivel inexplicable (para un adulto).
Sin embargo, el hombre si quiere puede comenzar a detenerse especialmente en esas sensaciones, cuando ocurran. Por ejemplo, en el medio de una discusión con su mujer, puede rememorar cómo se las arreglaba para adueñarse de las golosinas que escondían de él sus padres mientras éstos se encontraban inmersos en alguna pelea conyugal. O, haciendo todo un viaje parado en el colectivo, puede abstraerse unos segundos para sonreirle a su versión adolescente que se dirigía nervioso a su primer entrevista laboral.
Porque, tal vez, de eso se traten los buenos recuerdos: de guardarlos en el fondo, donde no los veamos, para desempolvarlos un día cualquiera sin proponérnoslo, y así no sólo pensarlos, sino volverlos a sentir. Ellos van a estar radiantes, felices de venir a devolvernos el favor de darles la existencia como mejor saben hacerlo: haciéndonos sentir bien otro ratito más.
6 years, 5 months ago
FESTEJO de Claudyo
Como en “Bici”, acá hay también una excelente descripción de un estado de una euforia muy contagiosa. Muy bueno el baile, con espectadores tristemente cuerdos. Yo colaboro con los aplausos. Y que aprendanRECUERDOS de Harey
A veces los recuerdos se presentan en los momentos menos oportunos, como en el caso de ese hombre a punto de caer, pero también es cierto que pueden hacer que las cosas se vean menos trágicas. El recuerdo de una pelea de los padres tal vez pueda “alflojar” un momento de tensión, y evitar que se repita la historia. ¿Podrá? Creo que ese es tu planteo o propuesta. En todo caso, bienvenidos sean los recuerdos lindos, que a veces alcanzan para iluminarnos el día.
6 years, 5 months ago
FESTEJO - CLAUDYO: Así se dice y se hace, Claudyo! Muy bueno, tan visual y tan sensitivo, este short story me transmitió la alegría de lanzarse a romper con lo de siempre, a sentirse libre y a que nos envidien por eso los que no se atreven. Muy bueno!!!———- Mensaje agregado a las 12:48 ———- Mensaje anterior a las 12:38 ———-RECUERDOS - HAREY: cuánta profundidad en las palabras, harey… soy muy sensible, no sé si lo sabés y terminé tu cuento llorando, pero bien, deseando recobrar esos recuerdos pero cuando no me lo proponga (sé que es una contradicción), haciéndome sentir bien un ratito más. Gracias por este hermoso mensaje. Te felicito por tus sentimientos.
6 years, 5 months ago
Ana – Sólo imaginar: Una fotografía de las relaciones sociales de esta época, donde el Feis es una costumbre y el diálogo una rareza. Me gustó la idea y está bien hecho, como siempre.
Lidy – Mis vecinos: Familia muy normal. La protagonista sufre mucho y envidia un poco, uno se siente identificado. Muy bueno.
Harey – Recuerdos: Un punto de vista ameno respecto de los recuerdos, que cuando son buenos, son curativos, aunque deben usarse en bajas dosis. Una buena idea, bien contada.
Ana y Lidy: Es siempre agradable recibir elogios, pero es mejor saber que hay gente que disfruta de lo que uno hace. Muchas gracias.
6 years, 5 months ago

SENTIDO COMÚN
Estaba frente al espejo del baño, intentando afeitarme. Escuché ruidos en el piso de arriba. Pak, pak, pak. Siempre lo mismo. Pak, pak, pak. Habíamos estado luchando con una plaga de cucarachas. Todos en el edificio hicimos pasar al fumigador. Pero el tipo de arriba seguramente no, y por lo visto se la pasaba golpeando el piso, tratando de matarlas, y yo no podía pegar un ojo. Van a volver a reproducirse por culpa del hombre, me dije. Las cucarachas. Culpa de ese imbécil del vecino. ¿Para qué sirven los vecinos? Donde hay un vecino hay una pelea. Vamos, donde hay uno corre sangre. Y allí estaba él, pak, pak, pak. Golpeando cucarachas. Y a mí el cuello se me agarrotaba cada vez más, casi no lo podía mover. Cuando me agarro una bronca grande me pasa, se me contractura el cuello. Y arriba se escuchaba pak, pak, pak. Sí, ya las podía ver a las cucarachas, arrastrándose desesperadas por el parquet, sorteando las embestidas del gigante. Pak, pak, pak. De pronto me dije que no lo iba a seguir soportando. Salí de mi departamento, subí las escaleras y me planté ante el 6 B. Toqué la puerta, una y otra vez. A usted que tanto le gusta golpear, de pronto se le acabó la prisa, lo increpé. Golpeé más fuerte. ¿Qué, qué le pasa, señor? ¿Acaso usted es el único que puede hacer ruido? ¡Verá lo molesto que es! Entonces abrieron. Cuál fue mi sorpresa al ver allí a la dueña de mi departamento. ¡Vaya, miren quién vino! Y usted no tiene ese apuro para pagar el alquiler, ¿no?, me preguntó. ¿Tan rápido volvió de vacaciones? Bueno, entonces me parece que podrá pagarme los dos meses de alquiler que me debe. Claro, claro, dije yo. Volví pronto, por supuesto que le pagaré, agregué. La vieja era dueña de varios departamentos del edificio. Vaya suerte la mía. Detrás de ella, había un viejo de unos ochenta años o más, temblando, como movido por un fuerte viento. Se movía tanto en la silla de mimbre que la base de su bastón golpeaba el piso y producía ese molesto pak, pak, pak, una especie de código morse tartamudo. La vieja me fulminó con la mirada. Qué poca consideración con la gente enferma, me dijo con un suspiro. Si usted tuviera Parkinson… No, no, me sobresalté… Ni lo conocía al señor, ¿vino hace poco, no? Si hubiera sabido… Me deshice en disculpas, y le prometí a la vieja que volvería esa misma tarde, y le pagaría lo que le debía.
Desde ese momento, dejé de dar las cosas por sentado. Dar las cosas por sentado me contractura el cuello. Encima, me sale caro, carísimo, y no estoy para darme el lujo de llevar una vida costosa.
6 years, 5 months ago
SENTIDO COMÚN - CRAIG Sentido común es lo que menos tenía este buen obsesivo. ¡pobre tipo! ¡qué iba a saber! ¿Por qué no avisan? Lo menos que pueden hacer es poner un cartelito: AQUÍ YACE SENTADO UN SEÑOR CON PARKINSON QUE TIENE UN BASTÓN EN SU MANO PARA JODER A TODO EL MUNDO. jajaja!! Muy bueno, Craig. Me imaginé muy bien todo el episodio. Ya iba a matarlo si era preciso… y salió escaldado, como dicen las abuelas.
6 years, 5 months ago
SENTIDO COMÚN de Craigbale
Muy bueno, Craig. A todos nos pasa de vez en cuando creer que algo es de determinada manera y no calcular otras posibilidades. Por suerte a veces nos damos cuenta antes de meter la pata y por milagro no quedamos mal. Muy buen desarrollo, con ese “pak, pak, pak” insistente, que hasta al lector lo pone nervioso. Final con humor y deudas al día. El título, un acierto.———- Mensaje agregado a las 15:00 ———- Mensaje anterior a las 16:12 ———-Ya hace tres semanas que no se cambian las palabras. Propongo que se elijan nuevas y que lo haga Craibale, si gusta.
6 years, 5 months ago
La cascada muere en el marAllí me encontraba, en el lugar donde siempre había soñado estar. Sentía ese tipo de disgusto que sólo conocen quienes han alcanzado sus anhelos más profundos, ¿acaso el tiempo se había detenido? Suavemente, casi en puntas de pie, para no despertar a Sergio; me dirigí hacia el baño. El reflejo de mi rostro en el espejo, mostraba una mirada enmudecida. Ya sentada en el sillón de terciopelo azul perteneciente al living principal, me disponía a beber el primer sorbo de té al mismo tiempo que observaba el hermoso vitreaux que adornaba el techo del lugar. Figuras abstractas, colores que no combinaban, me hacían sentir a gusto al contemplarlo. Quizás porque se parecía a la esencia de mi ser, caótica, sin orden predeterminado.Así como estaba, salí a dar un paseo hacia la costa, nadie se impresionaría al verme en bata, pues esa mansión se encontraba aislada de la ciudad. Sólo unas residencias, igual de lujosas, se divisaban a lo lejos; así como las cabinas donde se encontraba el personal de seguridad, otorgándole entrada sólo a la gente autorizada a disfrutar los privilegios de aquel paisaje. Luego de unos minutos, casi sin darme cuenta, estaba ya en la punta del promontorio, sólo aquella cálida brisa y yo. A lo lejos, podía contemplar la espuma de las olas al morir; en el otro extremo, el azul del mar en el horizonte, cuya frontera con el cielo despejado, virgen de nube alguna, lograba un efecto de bordes esfumados que no se ha podido encontrar ni en las más exquisitas obras de arte. Súbitamente, me invadió un impetuoso instinto de conservación, y casi como un acto reflejo, me desplacé unos metros tierra adentro. Entonces recordé su voz, junto a la playa del pueblo donde vivíamos, cuyas aguas no gozaban de la pulcritud que podría considerarse, al menos, aceptable. Y deseé haber despertado a su lado, donde el mejor espectáculo a contemplar hubiese sido nuestras ropas desordenadas en el piso, donde al mirar mis pies, se hubieran desplegado como una cascada los sueños a cumplir de toda una vida por delante.
6 years, 5 months ago
RETIRO, IZQUIERDA Y DERECHA
Recoleta es un asco, pero me queda de paso. Mansión tras mansión, las cloacas son lo único humano que tiene. Enfrente hay una iglesia con un vitreaux que tiene la imagen de un dios de oro, el opio de la conciencia burguesa. Camino más rápido.
Por suerte los vecinos me miran con desprecio altanero desde sus lujosos autos: eso me hace reconfortante la travesía. Soy la única persona traspirada en toda la manzana; me seco la frente con la mano y toco el frente de un palacete de estilo neoclásico: parece que se estremece ante el sudor de un laburante.
Llego por fin a la Avenida del Libertador; del otro lado están las vías y hay una obra en construcción. Esquivo un promontorio y después salto una zanja; la entrada al barrio parece una trinchera abandonada, el resultado de una guerra que nunca empezó.
Se escucha música alegre o romántica, se ven caras sonrientes o tristes, los niños juegan, los jóvenes vagabundean. Aquí estoy, donde los derrotados sobreviven a su función reguladora del mercado laboral. Me detengo y pregunto por la casa de mi compañero de trabajo.
Antonio hace apenas unos días que me conoce y me trata como a un pariente, pasamos el día compartiendo experiencias y tomando mate con su familia. Allá, a quinientos metros, entre el Cementerio y el Shopping Center, ningún refinado placer encuentra significado: el vacío del triunfo eterno adormece la vida. Acá, yo sonrío.
6 years, 5 months ago
Buenísimo cuento, Claudyo, muy profundo el final… me gustaron sobretodo “la imagen de un dios de oro, el opio de la conciencia burguesa” y “ningún refinado placer encuentra significado: el vacío del triunfo eterno adormece la vida. Acá, yo sonrío.” La calidez humana ante todo, ojo, eso también se puede encontrar en Recoleta.
6 years, 5 months ago
Gracias, Emma. Estamos de acuerdo en que el personaje tiene una ideología muy rígida, generalizando y obviando la complejidad de la conducta humana, pero me interesa esa visión, el sentirse mejor que el enemigo.
Tu cuento es muy lindo, melancólico y con un personaje muy humano: está bien escrito, con frases bien logradas. Felicitaciones.
Detalles técnicos: en el cuarto párrafo te quedó “al en bata” y al final del mismo párrafo, me sonaría mejor “solo aquella cálida brisa y yo”.
6 years, 5 months ago

RETIRO, IZQUIERDA Y DERECHA de Claudyo
Entiendo el contraste entre estos dos mundos tan antagónicos (y en este caso tan cercanos) Coincido con Emma en que la calidez humana puede aparecer en cualquier sitio; pero creo que la idea es mostrar las dos veredas y vos dejás bien en claro de qué lado estás. Además, son los más desaventajados los que necesitan que se los nombre con sus cualidades, que se los levante sobre el olvido y los prejuicios. Me emocionó este cuento, compañero.LA CASCADA MUERE EN EL MAR de Emma
Precioso cuento, acá también un contraste, entre el deseo de una vida lujosa al fin alcanzado y su insuficiencia, y el recuerdo de un sentimiento que valía más que todo eso. Con imágenes visuales muy coloridas y la redacción cuidada y armoniosa. Me impresionó ese final, con los sueños abandonados desplegándose. Es una imagen muy rica, que entristece por su ausencia. El título, también sugiere mucho. Es un poco largo el cuento para este ejercicio, pero recortarlo sería una pena, porque dice lo justo.
6 years, 5 months ago
Gracias, Ana. La idea es describir esos mundos con gente de distintas costumbres y necesidades, y hacer notar las grandes diferencias, siendo que coexisten en un kilómetro cuadrado.
Con relación al título, aclaro para los que no conocen Buenos Aires que, respecto de la estación Retiro, Recoleta queda a la izquierda y la Villa 31 a la derecha; es un juego geográfico e ideológico.
Emma: sacaste una linda imagen de las prendas tiradas y desordenadas. Voto por el regreso.
6 years, 5 months ago
Jaja, si, ahí la volví a poner =D———- Mensaje agregado a las 18:44 ———- Mensaje anterior a las 18:42 ———-Tengo la duda si va “el mejor espectáculo a contemplar hubiesen sido nuestras ropas” o “el mejor espectáculo a contemplar hubiese sido nuestras ropas”
6 years, 5 months ago
Así como está se repiten las palabras “donde” y “hubiese”, se podría reformular el párrafo sin alterar el sentido.
Propuesta: Y deseé haber despertado a su lado, donde el mejor espectáculo hubiese sido contemplar nuestras ropas desordenadas en el piso y que, al mirar mis pies, se hubieran desplegado, como una cascada, los sueños a cumplir de toda una vida por delante.
6 years, 5 months ago
Tenes razón claudyo, pero me gusta como queda repetido “donde”, le da un toque poético, a mi modo de pensar. Y el “hubiesen” dos veces sí quedaba redundante, por lo que lo cambié por un “hubieran”, haciendo caso a tu recomendación. Muchas gracias por los aportes, me ayudan mucho para aprender.
6 years, 5 months ago
Yo tengo una duda; creo que es gramatical. Reformulando la idea, viene a quedar algo así como: “Si me hubiese despertado a su lado, se habrían desplegado ante mí (…smile” Creo que esos dos verbos, el condicional “habría” y el pretérito “hubiera” se utilizan siempre juntos, ya que uno depende del otro. Así lo aprendí, pero la verdad es que cada uno los utiliza como quiere, y a estas alturas, ya no sé qué es lo correcto. Por favor, si alguien pudiera opinar al respecto con autoridad en la materia, agradecería que me desasne———- Mensaje agregado a las 20:25 ———- Mensaje anterior a las 20:16 ———-Lo estuve buscando con Google pero terminé mareada.
6 years, 5 months ago
Es difícil cuando uno se mete en esos berenjenales lingüísticos, yo prefiero rehacer el párrafo cuando me pasa. En el caso de Emma, tiene la idea de dividir la frase repitiendo el “donde”, por razones estéticas muy entendibles. Entiendo al respecto que se puede ser flexible con los tiempos verbales, que ante la duda quedan supeditados a la estética.
6 years, 5 months ago
Si, yo también cuando tengo demasiadas dudas prefiero cambiar la oración, o el párrafo; decirlo con otras palabras. Vamos a tener que contratar a un corrector para el foro
6 years, 5 months ago
LOS VICIOS
La escena parecía sacada de una comedia tragicómica. Él abría y cerraba las puertas de los armarios, las alacenas; después se sentaba, miraba su reloj y volvía a caminar de acá para allá; pensaba y pensaba hasta que por fin le vino a la mente una idea que lo estremeció de pánico. Sin embargo, juntó coraje, respiró hondo y después de sacudirse la ropa salió a la calle. Decidido, llamó a la puerta de sus vecinos a quienes apenas saludaba todos los días, y cuando por fin lo atendieron, y tratando de que su voz sonara normal, dijo: “Buenas noches, disculpen la molestia pero ya cerraron todos los negocios y no me acordé de comprar yerba. ¿Serían tan amables de convidarme una tacita?” Volvió a su casa contento. Es que todavía no se cebó el mate que no te cambie el estado de ánimo.
6 years, 4 months ago
MATRIMONIO
—¿Tomamos mate?
—Yerba no hay…
Otra vez la repetida, aburrida y triste comedia matrimonial; cuando mi esposa no se resigna a la rutina,quiere tener sexo, aunque sepa que esa actividad es ahondar en la insana sensación de
armonía-conyugal-pese-a-todo en la que vivimos hace varios años. Debe pensar que es mejor que nada.
Inicio el acercamiento como un trámite, repitiendo el procedimiento habitual para la situación, mientras evoco en mi mente épocas mejores, cuando el amor lo hacíamos y lo sentíamos. Para eso necesito esquivar sus ojos, grises y apagados,aunque en su superficie luzcan verdes y brillantes; ella no los esconde, aunque sabe que son su punto débil y que no pueden ocultarme ningún secreto; en ellos encuentro su desesperación, su hastío, su miedo a la verdad.
Continúo, tratando de concentrarme en el momento; empiezo a recorrer su suave cuerpo, le saco la ropa y le arranco la máscara de angustias terrenales, aunque sea por un rato. Hago mi mejor esfuerzo, como siempre; pongo mi mejor cara, como siempre. Voy a fracasar, como siempre.
Entonces, sin detenerme, grito: “¡No te soporto, te odio!”.
Y por fin, luego de tanto tiempo, su cuerpo se estremeció de placer.
6 years, 4 months ago
MATRIMONIO de ClaudioUn matrimonio que se sostiene por la costumbre y parece como si una reacción diferente, aunque sea dolorosa, pudiera reavivar el fuego. Creo que el cuento tendría que estar relatado en pasado, para que encaje el “estremeció” obligatorio. Las reflexiones pueden estar en presente, porque se pueden hacer en cualquier momento, pero la acción (desde “inicio”) tendría que estar en pasado (inicié, mientras evocaba, necesitaba) Ahí viene otra reflexión que puede estar en presente, y después (continué, empecé, le saqué, le arranqué; hice, puse, iba, grité) En fin, son detalles, pero creo que quedaría mejor.
6 years, 4 months ago
Ana: estos días voy a andar complicado, pero voy a ver si lo puedo revisar, no estoy muy seguro si hay que cambiar mucho. Gracias por la observación.
6 years, 4 months ago
Los hermanos sean unidos
Sostuvo el mate en una mano mientras con la otra lo llenaba hasta un poco más de la mitad de su capacidad. Una… dos… tres… sacudidas con la calabacita boca abajo, seguidas de un rápido movimiento para sacar la pava del fuego, riesgosamente cerca del hervor.
Su hermanita menor lo observaba curiosa y alerta, como quien teme perderse de algo incluso durante un parpadeo. Habían comenzado con la típica disputa de amargo versus dulce, pero lo que él no había podido tolerar era que no supiera prepararse por sí sola un mate como debe ser.
Echó agua a un costado, la dejó estar un rato, enterró la bombilla en el pocito y se llevó su flamante calabacita a la mesa, donde ya había una pastafrola servida, frente a la tele, donde ya estaba sintonizada alguna clásica comedia de situación.
-Ahora, vos -la desafió-, ¿a ver cómo te sale?
La niña tomo su mate pintado de rosa, y con excesivos cuidados comenzó a repetir según recordaba. Respondía con quejas a las bromas de su hermano para molestarla, pero logaba la mayor de las concentraciones cuando notaba que él miraba lo que ella estaba haciendo; sin embargo, en un momento en que el adolescente se quedó prestando atención a la TV, se otorgó cierta y mínima libertad.
Cuando terminó, recibió un aplauso. Al parecer la yerba estaba parcialmente seca, el huequito se encontraba muy armado, y al parecer todo eso era lo correcto; en fin, lo importante era que su hermano la miraba con aprobación. Y ella lo miró conteniendo la risa mientras él se llevaba el mate rosa a la boca.
Se estremeció: -¡¿edulcorante?! ¡¿Le metiste EDULCORANTE?! ¡Te voy a matar!
Corrieron por la casa, se pegaron algún grito, rompieron alguna cosa, pero no importaba, porque rieron a carcajadas.
6 years, 4 months ago
LOS HERMANOS SEAN UNIDOS de harey
Toda una lección de cómo se prepara un mate, pero sobre todo, una tierna escena familiar. Llama la atención que los hermanos estén solos. Desayuno? Merienda? Es lo de menos; lo importante es que se quieren y están contentos, y que, además, no parece ser día excepcional.
6 years, 4 months ago
Gracias, Ana! Tenés razón, se me pasó por alto aclarar eso para que todo cierre; lástima que ya rozo el límite de palabras (siempre me paso!).
Matrimonio, de Claudyo: una escena que transmite una especie de melaconlía, pero que no es inverosímil, sino todo lo contrario. Muy bien lograda en un texto pequeño como son los de este juego.
Los vicios, de Ana: tengo que admintir que me sentí identificada, he mendigado yerba en los pasillos de la facultad, jajaja. Muy cierto, un simple mate, o un gusto que sea que tenga la persona en particular, puede cambiar todo un estado de ánimo.
6 years, 4 months ago
 

Buscar mensajes