Té de menta - ATONAU

No resultó fácil parir algo, espero estar dentro de plazos. Ahora me dedico a leer y comentar.
Por su puesto espero comentarios.Té de MentaDrogaron al tiempo. Me detuvieron hace… algunos días. Ahora siento dolor. Me patearon todo lo que puedo nombrar… y parece que algo que no puedo nombrar también. Este “interrogatorio” no puede ser legal. Duele todo, el dolor rasga la trama de ensueños, como una arado que hace hileras en la tierra, que hace hilachas que gotean, deslizándose por la vertical, dibujando columnas rojas, finas negruras perfilando siluetas sobre un fondo amarillo, verde, rojo, azul, celeste, como un bosque entramado de árbolitos nuevos, de tronquitos finos y sin hojas. Yo corro por el bosque en ese día de fines del invierno, cuando llegué con mi mejor nota… !y en matemáticas¡ y mamá me dio mi pan frito, acompañado con el té de menta. Ese mismo día, tempranito en la mañana lo había ido a buscar a un campito cerca de la casa, de la “pobla”, me había gustado el olor de las matitas, sus hojas peluditas y sus flores simples, humildes, pero tan bonitas y perfumaditas. Cuando mamá vio en la mañana, sobre la mesa de tablas suavizadas por el trapo de la limpieza diaria, en un vaso roto, de algún cumpleaños ajeno, un ramito de flores celestes y mentosas, se le dibujó una sonrisa en su cara tallada por la vida, me abrasó y me dio un besotote grandotote en la frente.
Dicen que el dolor es “pa'” que duela, pero ¿por qué tiene que doler tanto?. Me patearon, me golpearon con la culata de un fusil, me preguntaron cosas que no sé, también otras que no diría ni aunque supiera. Ahora voy esposado, con los ojos cerrados por el dolor y una venda hedionda, prepotente, impune, puesta por un “macho” que se vanagloria de tener el sartén por el mango. Me duelen las muñecas, pero el aire que entra por las rendijas del helicóptero me acaricia la cara, me llena las narices y pulmones, me refresca los recuerdos de ese día en que corría feliz, por el bosque que nacía al borde de la “pobla” y crecía hacia ese potrero, ese lomo del mundo, media cúpula de un templo sin dioses, medio peludo de pastos y amplio como los caminos de la vida. Trotoneaba con Fito, le pusimos así por que “fitaba”, no es que se pareciera a esos Fiat chicos, guatones y colorados en que caben tres o cuatro personas, ni por el flaco Paez que canta para fertilizar almas, sino por que cuando se agitaba con la jugarreta, su respiración hacía un “fiiiiit” como pito arrastrado, como el último llamado de un tren alejándose, así que le pusimos “Pito Fito”, pero al final, quedo por Fito no más. Ese día trotoneabamos los dos, a veces me adelantaba, otras me seguía, como son las jugarretas con perros, con amigos. Todavía recuerdo el calorcito en la guata de esa la mezcla de menta y pan frito, de pobreza triunfadora, de esperanza invencible… invencible.
Yo nunca supe de donde sacaba la plata la mamá, tenía sospechas, por las cosas que algunos le decían en la calle, pero nunca quise saber. Lo que si sé, es que cuando ganaba algo compraba pan, leche, huevos, aceite, carne y algunas otras cosas, durante algunos días comíamos, como comen los ricos. Pero la comida duraba poco y al final volvíamos al pan frito… y desde ese día, al té de menta, tenía un sabor a lucha, a victoria sobre el hambre, a combate por la vida, un combate que no era ni rojo, ni azul, ni verde, un combate daltónico, transparente, luminoso, simple. Hasta que llegó el día en que abrazado y apiernado por una de las chiquillas de la pobla, recibí mis primeras lecciones.
Me dijo que le gustaba montar, pero que a falta de caballos, se montaba en el macho. ¡Como corcobeaba la yegua hombre!. Mientras subía y bajaba como una marea incontenible, filosofaba, de política, de las verdades de la vida. Yo estaba empezando a entender y al final… no comprendí nada. Mi mamá me decía que tuviera cautela, que cuidara lo que metía y meditará lo que me encajaban. Como a los dos meses llegue curado por primera y última vez a mi casa. Mamá me retó, no por haber llegado “curao” - como me dijo ella - sino “firmao” en el partido. Me dijo que los políticos no buscan líderes, que no comparten el poder, que quieren carne para el cañón, brutos que hagan el trabajo y pongan el pellejo. Me dijo que los que mandan, lo hacen desde atrás, a escondidas, manejando hilos desde la distancia y que cuando las cosas se ponen difíciles, arrancan a tiempo, se esconden debajo de la cama o de alguna pollera, sacra o mundana, para salvarse sólos, dejando a los “firmaos” para que los agarre la justicia. A mi me agarró la injusticia.
Parece que abrieron la puerta del helicóptero, el viento se transformó en ventolera, transmutando de paso al dolor, deshaciéndolo en malestares, en naderías suaves, y a eso en la sensación del músculo tenso, en movimiento, en carrera, con el Fito, con el sol despidiendo el día, con el pasto amarilleando al final del verano, con sus espigas acariciándome las canillas, con mis once años, con mi nota en matemáticas, con la guata llena: de pan frito, de té de menta.
—————————
10 years, 9 months ago
Té de Menta!y en matemáticas¡ …. ¡y en matemáticas!sobre la mesa de tablas suavizadas por el trapo de la limpieza diaria, … suavizadaCuando mamá vio en la mañana, sobre la mesa de tablas suavizadas por el trapo de la limpieza diaria, en un vaso roto, de algún cumpleaños ajeno, un ramito de flores celestes y mentosas, se le dibujó una sonrisa en su cara tallada por la vida, me abrasó y me dio un besotote grandotote en la frente ……………………. Cuando mamá vio en la mañana que sobre la mesa de tablas, en un vaso roto —de algún cumpleaños ajeno—; había un ramito de flores celestes y mentosas, se le dibujó una sonrisa en su cara tallada por la vida, entonces me abrasó y me dio un besotote en la frente. “La reformulé de modo que se lea mejor, eliminé lo de “suavizadas” ya que no le agrega nada al relato, y “grandotote” porque si es “besotote” ya se entiende que es grande. También agregué una aclaración a modo de permitir una mejor lectura”-Ahora voy esposado, con los ojos cerrados por el dolor y una venda hedionda, prepotente,impune …eliminaria esas ultimas palabras, porque la venda no creo que sea prepotente, quizá el que se la puso sí, lo mismo que impune. sino por que cuando …. Sino porque cuando … quedo por Fito no más …. Quedó Fito no más. O bien, nos decidimos por Fito. Yo nunca supe de donde sacaba la plata la mamá … Yo nunca supe de dónde sacaba la plata la mamádurante algunos días comíamos, como comen los ricos. … durante algunos días comíamos como lo hacen los ricos . Eliminé la coma y cambié comen por lo hacen. Pero la comida duraba poco y al final volvíamos al pan frito… y desde ese día …. Pero la comida duraba poco y al final volvíamos al pan frito y, desde ese día, también al té de menta que tenía un sabor a lucha, a victoria sobre el hambre, a combate por la vida, un combate que nomeses llegue curado p …. Llegué.
-como me dijo ella —como me dijo ella—para salvarse sólos … solos
10 years, 8 months ago
Anitta he tomado en cuenta varias de tus ofertas de corrección… las agradezco de corazón… como verás he adoptado varias de ellas.Té de Menta Drogaron al tiempo. Me detuvieron hace algunos días. Ahora siento dolor. Me patearon todo lo que puedo nombrar… y parece que algo que no puedo nombrar también. Este “interrogatorio” no puede ser legal. Duele todo, el dolor rasga la trama de ensueños, como una arado que hace hileras en la tierra, que hace hilachas que gotean, deslizándose por la vertical, dibujando columnas rojas, finas negruras perfilando siluetas sobre un fondo amarillo, verde, rojo, azul, celeste, como un bosque entramado de arbolitos nuevos, de tronquitos finos y sin hojas. Yo corro por el bosque en ese día de fines del invierno, cuando llegué con mi mejor nota… ¡y en matemáticas! y mamá me dio mi pan frito, acompañado con el té de menta. Ese mismo día, tempranito en la mañana, lo había ido a buscar a un campito cerca de la casa, de la “pobla”; me había gustado el olor de las matitas, sus hojas peluditas y sus flores simples, humildes, pero tan bonitas y perfumaditas. Cuando mamá vio en la mañana, que sobre la mesa de tablas suavizadas por el trapo de la limpieza diaria, en un vaso roto -de algún cumpleaños ajeno-; había un ramito de flores celestes y mentosas, se le dibujó una sonrisa en su cara tallada por la vida, me abrazó y me dio un besotote en la frente.Dicen que el dolor es “pa' que duela”, pero ¿por qué tiene que doler tanto? Me patearon, me golpearon con la culata de un fusil, me preguntaron cosas que no sé, también otras que no diría ni aunque supiera. Ahora voy esposado, con los ojos cerrados por el dolor y una venda hedionda a prepotencia e impunidad, puesta por un “macho” que se vanagloria de tener el sartén por el mango. Me duelen las muñecas, pero el aire que entra por las rendijas del helicóptero me acaricia la cara, me llena las narices y los pulmones, me refresca los recuerdos de ese día en que corría feliz, por el bosque que nacía al borde de la “pobla” y crecía hacia ese potrero, ese lomo del mundo, media cúpula de un templo sin dioses, medio peludo de pastos y amplio como los caminos de la vida. Trotoneaba con Fito, le pusimos así por que “fitaba”, no es que se pareciera a esos Fiat chicos, guatones y colorados en que caben tres o cuatro personas, ni por el flaco Páez que canta para fertilizar almas, sino porque cuando se agitaba con la jugarreta, su respiración hacía un “fiiiiit” como pito arrastrado, como el último llamado de un tren alejándose, así que le pusimos “Pito Fito”, pero al final, quedo Fito nomás. Ese día trotoneábamos los dos, a veces me adelantaba, otras me seguía, como son las jugarretas con perros, con amigos. Todavía recuerdo el calorcito en la guata de esa la mezcla de menta y pan frito, de pobreza triunfadora, de esperanza invencible… invencible.Yo nunca supe de dónde sacaba la plata la mamá, tenía sospechas, por las cosas que algunos le decían en la calle, pero nunca quise saber. Lo que sí sé, es que cuando ganaba algo compraba pan, leche, huevos, aceite, carne y algunas otras cosas, durante algunos días comíamos como los ricos. Pero la comida duraba poco y al final volvíamos al pan frito y, desde ese día, también al té de menta que tenía un sabor a lucha, a victoria sobre el hambre, a combate por la vida, un combate que no era ni rojo, ni azul, ni verde, un combate daltónico, transparente, luminoso, simple. Hasta que llegó el día en que abrazado y apiernado por una de las chiquillas de la pobla, recibí mis primeras lecciones.Me dijo que le gustaba montar, pero que a falta de caballos, se montaba en el macho. ¡Como corcoveaba la yegua hombre! Mientras subía y bajaba como una marea incontenible, filosofaba de política, de las verdades de la vida. Yo estaba empezando a entender y al final… no comprendí nada. Mi mamá me decía que tuviera cautela, que cuidara lo que metía y meditará lo que me encajaban. Como a los dos meses llegué curado por primera y última vez a mi casa. Mamá me retó, no por haber llegado “curao” -como me dijo ella-, sino “firmao” en el partido. Me dijo que los políticos no buscan líderes, que no comparten el poder, que quieren carne para el cañón, brutos que hagan el trabajo y pongan el pellejo. Me dijo que los que mandan, lo hacen desde atrás, a escondidas, manejando hilos desde la distancia, y que cuando las cosas se ponen difíciles arrancan a tiempo, se esconden debajo de la cama o de alguna pollera, sacra o mundana, para salvarse solos, dejando a los “firmaos” para que los agarre la justicia. A mí me agarró la injusticia.Parece que abrieron la puerta del helicóptero, el viento se transformó en ventolera, transmutando de paso al dolor, deshaciéndolo en malestares, en naderías suaves, y a eso en la sensación del músculo tenso, en movimiento, en carrera, con el Fito, con el sol despidiendo el día, con el pasto amarilleando al final del verano, con sus espigas acariciándome las canillas, con mis once años, con mi nota en matemáticas, con la guata llena: de pan frito, de té de menta.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
No he eliminado lo de las tablas suavizadas por el aseo diario pues creo que sí le otorgan algo… dejan subentendido que ese aseo diario lo hace la madre… es un sign..mbolo de abnegación.
Entiendo que el trapo no tiene la culpa, pero su mal olor no rádica en el olor per-se, sino en lo que trasciende al trapo, de modo que entendiendo tu sugerencia lo he modificado migrando esos adjetivos del trapo al olor que emana… si me explico… ¿verdad?
Si queda tiempo y tienes más sugerencias lo podemos seguir revisando.
10 years, 7 months ago
Compañeros podemos todos comenzar a ojear este cuento y realizarle sugerencias.
Manos y ojos a la obra de Atonau
10 years, 7 months ago
Té de mentaCorrecciones y sugerencias Spoiler Me detuvieron hace… algunos días – Eliminaría los puntos suspensivos, ya que no veo que agreguen nada en especial.y parece que algo que no puedo nombrar también. – En realidad, no parece, de hecho es; el protagonista debe saber afirmar si algo le golpearon o no. Podría, directamente, poner: “y algo que no puedo nombrar también”. de árbolitos nuevos – “arbolitos”, sin tilde. Ese mismo día, tempranito en la mañana lo había ido – Una coma después de “mañana”.de la “pobla”, me había – En lugar de coma, punto y coma. pero tan bonitas y perfumaditas – Mucho uso de diminutivos en el mismo párrafo. Por lo menos el segundo podrías ponerlo “perfumadas”.ajeno- ;había un ramito de flores – “ajeno-; había un pequeño ramo de flores”, para eliminar el exceso de diminutivos.me abrasó – “me abrazó”. Dicen que el dolor es “pa'” que duela – Dicen que el dolor es “pa' que duela”doler tanto?. – Quitar el punto tras el signo. tener el sartén – “la sartén”. Quedó por Fito no más – “nomás”me llena las narices y pulmones – “las narices y los pulmones”. flaco Paez – “Páez” fertilizar almas. sino – “fertilizar almas, sino”Ese día trotoneabamos – “trotoneábamos” la plata la mamá, tenía sospechas – ¿“la” mamá? A menos que sea parte del vocabulario del personaje, sería “mamᔠa secas. La coma siguiente corresponde a punto y coma. Lo que si sé – “sí” Como corcobeaba – “corcoveaba” la yegua hombre!. – Quitar el punto tras el signo. filosofaba, de política – Quitar la coma. -como me dijo ella- sino – “–como me dijo ella–, sino”desde la distancia y que – Una coma tras “distancia”difíciles, arrancan a tiempo – Quitaría esta coma. A mi me agarró la injusticia. – “mí”
10 years, 7 months ago
D.Vitrubio gracias por tus sugerencias, muchas fueron aceptadas como podrás ver en el texto… lo edité en el último lugar donde lo posteé. #3…
Algunos comentarios respecto de aquellas sugerencias no adoptadas:Existe en Chile algo símil al lunfardo (Coa) y en él se usa dejar en dudas la propia percepción del dolor frente a golpizas, como las de los interrogatorios… por eso dejo aquello de que “parece” que me golpearon algo más… es un forma algo curiosa de humor.Mantengo algunos diminutivos, mi percepción, en parte derivada del contacto con las clases menos pudientes del país, es que los hombres suelen usar muchos diminutivos cuando se refieren al ámbito familiar, particularmente el relacionado con la madre.Existen una serie de cosas cuyo genero no está del todo definido, en el lenguaje popular chileno, entre ellos están: el sartén, la mar, la hambre, la calor, entre los que recuerdo a la rápida.la plata la mamá… es una frase que se escucha con cierta frecuencia en las clases más populares, no sólo para referirse a como la obtiene, sino a otras muchas cosas más.
Adopté la coma antes de la y en “desde la distancia y que”… pero en algún lugar leí o escuche que la Real Academia de la Lengua sugiere que no debería separarse con coma antes de una y, por cuanto esta última obliga a una pausa respiratoria, a un corte de la frase… puede que me equivoque, o que aún no esté tan difundido y creé problemas, de modo que lo adopte.
Muy agradecido de tu aporte D. Vitrubio.
Sigo a la espera de comentarios.
10 years, 7 months ago
Justo te venia a decir lo de “Yo nunca supe de dónde sacaba la plata la mamá, tenía” pero acabo de leer lo que pusiste. Nos suena raro a todos, pero por lo visto allá es comun. Es un modismo de la zona,supongo ¿no?
Lo leí todo y la verdad que quedó en muy buen estado. Gracias por aceptar las sugerencias tanto mías como de Daniel.Saludos
10 years, 7 months ago
Si, podría decirse que es un modismo… como muchos otros crea problemas cuando se salen del área de uso… acá nos suena raro aquello del víste… y de las remeras… y tantas otras cosas.
Me gusta escribir, pero es difícil hacerlo para muchos pueblos y latitudes… y de hecho creo que pierde carisma intentar hacerlo si no se tiene mucho, pero mucho arte.
10 years, 7 months ago
Atonau, efectivamente, lo de “la mamá” es un modismo; ojo, que acá en Tucumán se dice así también, sólo que yo soy porteño y estoy acostubrado a otra forma. Igualmente, como te mencioné, no es algo que esté mal, sino que puede ser tomado como dialecto, sociolecto o modismo o sustrato de la lengua, y está bien.
Respecto de la coma antes de “y”, en algún tiempo la RAE propuso evitar las comas antes de las conjunciones, pero es inevitable, son necesarias a veces, como en el final del párrafo anterior. A veces la Academia tiene muchos caprichos, jeje.
Saludos, Atonau.
10 years, 7 months ago
 

Buscar mensajes