Que suerte tengo ... de Dannyylo1991

El cuento está así en el foro:¡Que suerte tengo!
Llegaba el lunes, día de trabajo, pensé: ¿Es necesario ir?
A lo que me auto respondí: “creo que si, la nueva esta re buena”.
Seguramente llevaría una de esas polleras que había usado durante toda la semana.
Luego de salir de la cama mamá estaba esperándome con el desayuno; vestía sus clásicos ruleros de colores, bata naranja y pantuflas.
Salí de mi casa y estaba ella esperándome con las manos en la cintura.
No podía creer que estuviera ahí. Veía el vecino que no se podía limpiar las babas, que por cierto no salían de su boca.
La miré y pensé: ¿le tiro la frase matadora? Y entonces se la dije
– ¡Hola!, ¿como estás?
A lo que ella sonriendo me dijo:
-Bien y ¿vos?
Mordiéndome la parte inferior del labio pensé: “¡La pucha! Tan encaradores como yo no debe haber”. La notaba nerviosa, y ¡claro! Si frente a ella tenia al tipo perfecto: 1.60 de estatura, pelito enrulado, zapatitos verdes, chapines amarillos (para estar a la moda), camisa rosadita (dicen que las mujeres mueren porellas). Por ellas
Con ese caminar fachero que tengo, me acerqué tanto que casi se desmaya con mi mal aliento mientras le hablaba; Quiso hacerse un poco hacia atrás, pero la tome de la cintura y le dije
-shhh, “Dont werry Baby”.
Le puse los labios muy cerca de los suyos, pero inevitablemente estaba nerviosa y se hizo a un lado.
Quizá le tenia miedo al José, el vecino. Fue entonces que le dije
-Mira bombón, chocolate Hamlet, mi barrita Felfort, bananita Dolca. El José es un pobre tipo, pero no le temas, no es “Mi vecino el asesino”. Eso solo pasa en las películas.
Lo que únicamente no sucede en las películas son esas hermosas relaciones sexuales, a las que le llaman XXX o también: “triple equis” pero mamá siempre me deja ver solo el principio.
La notaba sobresaltada, aún no había dicho una palabra desde el sustito. Quizá le interesaba entrar a casa, pero estaba mamá.
Ella me miraba con cara de pobrecita y señalando un auto que estaba en la esquina, me dijo
-¿Ves ese auto? A lo que respondí con un sobresalto
-¡Claro! ¡Ni que fuera ciego!
Se le dibujó una sonrisa en la cara y me agarró de la corbata; Sabia que le había gustado el Twiti que había en ella. Me arrastró hasta el vehiculo. Cuando estábamos llegando, le dije
-¿hacemos el amor ahí?
Me miró con cara de pocos amigos y gritó
-¿no ves que te vengo a buscar para ir a trabajar?
No le dije nada, pero sabia que en el fondo me amaba. Quería que mis bigotes le hicieran cosquillas en sus senos y en sus más profundas cavidades.
Me miró y se mordió el labio. Eso quería, solo esa señal esperaba, “una hora después de llegar a la oficina, me meto en la de ella y le hago el amor” pensé.
Diez minutos antes mastiqué por un minuto mientras caminaba nervioso haciendo tiempo uno de esos “infinit”. Considerando que ya era el momento de “actuar” lo escupí y salí, en mi mente sólo un objetivo.
Ingresé a la oficina, La escena parecía salida del más extraño de los mundos.Mi jefe se encontraba arriba de su escritorio con mi “novia”.
Cuando se dio cuenta que yo estaba ahí, se recuperó de un sobresalto y me pidió por favor que no dijera nada. Que su esposa no se enterara.
Miré a la hermosa y noté que alrededor de su boca había algo blancuzco, no se que seria. Entonces le dije
-te hago el “sex” y no cuento nada
Accedieron enseguida.
Él se vistió, y la abracé tan fuerte que no la podía soltar. Con mi legua recogí el resto de “posible” saliva que había alrededor de su boca. Le acaricié sus pechos con mi bigote y cuando decidió abrir mi chupin “marisho” le dije
-¡¡epaa!! ¡Que haces ahí! ¡Eso es territorio ajeno!
Te voy a hacer el amor como mamá me enseñó.
Le di aquel beso que tanto esperaba darle desde hacia días, y salí corriendo gritando
-¡Hice el amor con la nueva! ¡Hice el amor con la nueva!
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
Es un relato interesante. Debo reconocer que el humor no es mi fuerte, tampoco en mis escritos. Sin embargo hay algunas sugerencias que creo harían el texto más fácil de leer.
Ojo, no pretendo hacer sugerencias respecto de ciertos modismos y uso de productos que en la jerga propia de tus tierras podrían ser muy claras, pero que fuera de la costa atlántica de Sudamérica no son tan… obvias.Seguramente llevaría una de esas –> Seguramente llevará una de esasde la cama mamá estaba esperándome –> de la cama, mamá estaba esperándomeSalí de mi casa y estaba ella esperándome –> Salí de casa y ella estaba esperándomeY entonces se la dije –> Y entonces se la dijesmiledicen que las mujeres mueren porellas). Por ellas –> (dicen que las mujeres se mueren por ellas)Lo que únicamente no sucede en las películas –> Únicamente lo que no sucede en las películastambién: “triple equis” pero mamá siempre me deja ver –> también: “triple equis” y de las que mamá siempre me deja verestaba en la esquina, me dijo –> estaba en la esquina, me dijo:respondí con un sobresalto –> respondí con un sobresalto:llegando, le dije –> llegando, le dije:amigos y gritó –> amigos y gritósmileiez minutos antes mastiqué por un minuto mientras caminaba nervioso –> Diez minutos antes mastiqué, mientras caminaba nerviosoen mi mente sólo un objetivo. –> en mi mente había un sólo objetivo.escritorio con mi “novia” –> escritorio con “mi” noviaEntonces le dije –> Entonces le dije:el resto de “posible” saliva –> el resto de la “posible” salivay salí corriendo gritando –> y salí corriendo y gritando:
Espero tus comentarios de verdadero humorista… algo turbador e ingenioso relator.
10 years, 7 months ago
Aca estoy….
pido perdon que no habia visto estos temas. los pase por alto.
acepto totalmente, y me enorgullece estar en el e-book.
las correcciones estan barbaras… y no le quita nada de gracia al texto y se hace mas “leible” como vos dijiste mas atras…
me gusta….
gracias Atonau por dedicarle tu tiempo…una cosiriguilla mas.
en el texto como yo lo escribi dice esto: “La escena parecía salida del más extraño de los mundos.Mi jefe se encontraba arriba de su escritorio con mi “novia”.”
El “su” ese hace parecer que estaban en el escritorio del jefe, pero en realidad el personaje entraba a la oficina de ella. es un detalle que no me di cuenta al leerlo y corregirlo.
10 years, 7 months ago
¡Qué suerte tengo!
Llegaba el lunes, día de trabajo; pensé: “¿es necesario ir?”. A lo que me respondí: “creo que sí, la nueva esta re buena”. Seguramente llevará una de esas polleras que había usado durante toda la semana.
Para cuando abandoné la cama, mamá ya estaba esperándome con el desayuno; vestía sus clásicos ruleros de colores, bata naranja y pantuflas. Un tesoro la vieja.
Luego salí de casa y, para mi sorpresa, estaba ella esperándome en la vereda con las manos apoyadas en la cintura. No podía creer que estuviera ahí. Veía cómo el vecino no podía limpiarse la baba, que, por cierto, no salía de su boca.
La miré y pensé: “¿le tiro la frase matadora?”. Y entonces se la dije:
—¡Hola!, ¿cómo estás?
A lo que ella, sonriendo, me dijo:
—Bien, ¿y vos?
Mordiéndome el labio inferior pensé: “¡La pucha! Tan encaradores como yo no debe haber”. La notaba nerviosa; ¡y claro!, si frente a ella tenia al tipo perfecto: 1,60 metros de estatura, pelito enrulado, zapatitos verdes, chupines amarillos (para estar a la moda), camisa rosadita (dicen que las mujeres mueren por ellas). Con ese caminar fachero que tengo, me acerqué tanto que casi se desmaya con mi mal aliento mientras le hablaba; quiso hacerse un poco hacia atrás pero la tomé de la cintura y le dije:
—¡Shhh!, don´t werry baby…
Le puse los labios muy cerca de los suyos, pero inevitablemente estaba nerviosa y se hizo a un lado. Quizá le tenia miedo al José, el vecino. Fue entonces que le dije:
—Mira bombón, chocolate Hamlet, mi barrita Fel-fort, bananita Dolca. El José es un pobre tipo, pero no le temas, no es “mi vecino el asesino”. Eso solo pasa en las películas.
Únicamente lo que no sucede en las películas son esas hermosas relaciones sexuales, a las que le llaman XXX o también: “triple equis”, y de las que mamá siempre me deja ver sólo el principio.
La notaba sobresaltada, aún no había dicho una palabra desde el sustito. Quizá le interesaba entrar a casa, pero estaba mamá. Ella, la nueva, me miraba con cara de pobrecita y, señalando un auto que estaba en la esquina, me dijo:
—¿Ves aquel auto?
A lo que respondí con un sobresalto:
—¡Claro! ¡Ni que fuera ciego!
Se le dibujó una sonrisa en la cara y me agarró de la corbata; sabia que le había gustado el Twiti que había en ella. Me arrastró hasta el vehiculo. Cuando estábamos llegando, le dije:
—¿Hacemos el amor ahí?
Me miró con cara de pocos amigos y gritó:
—¿No ves que te vengo a buscar para ir a trabajar?
No le dije nada, pero sabia que en el fondo me amaba. Quería que mis bigotes le hicieran cosquillas en sus senos y en sus más profundas cavidades. Me miró y se mordió el labio. Eso quería, solo esa señal esperaba, “una hora después de llegar a la oficina, me meto en la de ella y le hago el amor”, pensé. Diez minutos antes de aquello hice tiempo masticando uno de esos “Infinit”, caminando nervioso de un lado a otro. Considerando que ya era el momento de “actuar”, lo escupí y salí; en mi mente había un sólo objetivo. Ingresé a la oficina; la escena que vi parecía salida del más extraño de los mundos: mi jefe estaba acostado en el escritorio de “mi” novia, con ella encima.
Cuando se dio cuenta de que yo estaba ahí, se incorporó sobresaltado y me pidió por favor que no dijera nada, que su esposa no debía enterarse. Miré a la hermosa y noté que en torno a su boca había algo blancuzco; no sé qué seria. Entonces le dije:
—Te hago el “sex” y no cuento nada.
Accedieron enseguida.
Él se vistió y, cuando salió, fui hasta ella y la abracé tan fuerte que no la podía soltar. Con mi legua recogí el resto de la posible saliva que había alrededor de su boca. Acaricié sus pechos con mi bigote y, cuando decidió abrir mi chupín “marisho”, le dije:
—¡¡Epaaa!! ¡¿Qué hacés ahí?! ¡Eso es territorio ajeno! Te voy a hacer el amor como mamá me enseñó.
Le di aquel beso que tanto esperaba darle desde hacía días y salí corriendo y gritando:
—¡Hice el amor con la nueva! ¡Hice el amor con la nueva!
10 years, 7 months ago
Danílo, el ¡¿Que haces ahí?! Lleva tilde en qué porque es pregunta . Y creo que se pueden poner ambos signos.
10 years, 7 months ago
ok. Gracias anitaa. y que te parece que se podria hacer con:
“Mi jefe se encontraba arriba de su escritorio con “mi” novia” ?
10 years, 7 months ago
Podría ser: Mi jefe se encontraba por encima del escritorio de mi novia con ella
Mi novia y mi jefe estaban encima del escritorio de ella
Mi jefe estaba acostado en el escritorio de mi novia, con ella encima …
10 years, 7 months ago
Compañeros podemos todos comenzar a ojear este cuento y realizarle sugerencias.
Manos y ojos a la obra de Dannyylo1991
10 years, 7 months ago
¡Qué suerte tengo!Correcciones y sugerencias
. Spoiler ¡Qué suerte tengo!
Llegaba el lunes, día de trabajo; pensé: “¿es necesario ir?”. A lo que me respondí: “creo que sí, la nueva esta re buena”. Seguramente llevará una de esas polleras que había usado durante toda la semana.Para cuando abandoné la cama, mamá ya estaba esperándome con el desayuno; vestía sus clásicos ruleros de colores, bata naranja y pantuflas. Un tesoro la vieja.Luego salí de casa y, para mi sorpresa, estaba ella esperándome en la vereda con las manos apoyadas en la cintura. No podía creer que estuviera ahí. Veía cómo el vecino no podía limpiarse la baba, que, por cierto, no salía de su boca.
La miré y pensé: “¿le tiro la frase matadora?”. Y entonces se la dije:
—¡Hola!, ¿cómo estás?
A lo que ella, sonriendo, me dijo:
—Bien, ¿y vos?
Mordiéndome el labio inferior pensé: “¡La pucha! Tan encaradores como yo no debe haber”. La notaba nerviosa; ¡y claro!, si frente a ella tenia al tipo perfecto: 1,60 metros de estatura, pelito enrulado, zapatitos verdes, chupines amarillos (para estar a la moda), camisa rosadita (dicen que las mujeres mueren por ellas). Con ese caminar fachero que tengo, me acerqué tanto que casi se desmaya con mi mal aliento mientras le hablaba; quiso hacerse un poco hacia atrás pero la tomé de la cintura y le dije:
—¡Shhh!, don´t worry baby…
Le puse los labios muy cerca de los suyos, pero inevitablemente estaba nerviosa y se hizo a un lado. Quizá le tenia miedo al José, el vecino. Fue entonces que le dije:
—Mira bombón, chocolate Hamlet, mi barrita Fel-fort, bananita Dolca. El José es un pobre tipo, pero no le temas, no es “mi vecino el asesino”. Eso solo pasa en las películas.
Únicamente lo que no sucede en las películas son esas hermosas relaciones sexuales, a las que le llaman XXX o también: “triple equis”, y de las que mamá siempre me deja ver sólo el principio.
La notaba sobresaltada, aún no había dicho una palabra desde el sustito. Quizá le interesaba entrar a casa, pero estaba mamá. Ella, la nueva, me miraba con cara de pobrecita y, señalando un auto que estaba en la esquina, me dijo:
—¿Ves aquel auto?
A lo que respondí con un sobresalto:
—¡Claro! ¡Ni que fuera ciego!
Se le dibujó una sonrisa en la cara y me agarró de la corbata; sabia que le había gustado el Twiti que había en ella. Me arrastró hasta el vehiculo. Cuando estábamos llegando, le dije:
—¿Hacemos el amor ahí?
Me miró con cara de pocos amigos y gritó:
—¿No ves que te vengo a buscar para ir a trabajar?
No le dije nada, pero sabia que en el fondo me amaba. Quería que mis bigotes le hicieran cosquillas en sus senos y en sus más profundas cavidades. Me miró y se mordió el labio. Eso quería, solo esa señal esperaba, “una hora después de llegar a la oficina, me meto en la de ella y le hago el amor”, pensé. Diez minutos antes de aquello hice tiempo masticando uno de esos “Infinit”, caminando nervioso de un lado a otro. Considerando que ya era el momento de “actuar”, lo escupí y salí; en mi mente había un sólo objetivo. Ingresé a la oficina; la escena que vi parecía salida del más extraño de los mundos:mi jefe estaba acostado en el escritorio de “mi” novia, con ella encima.
Cuando se dio cuenta de que yo estaba ahí, se incorporó sobresaltado y me pidió por favor que no dijera nada, que su esposa no debía enterarse. Miré a la hermosa y noté que en torno a su boca había algo blancuzco; no sé qué seria. Entonces le dije:
—Te hago el “sex” y no cuento nada.
Accedieron enseguida.
Él se vistió y, cuando salió, fui hasta ella y la abracé tan fuerte que no la podía soltar. Con mi legua recogí el resto de la posible saliva que había alrededor de su boca. Acaricié sus pechos con mi bigote y, cuando decidió abrir mi chupín “marisho”, le dije:
—¡¡Epaaa!! ¡¿Qué hacés ahí?! ¡Eso es territorio ajeno! Te voy a hacer el amor como mamá me enseñó.
Le di aquel beso que tanto esperaba darle desde hacia días y salí corriendo y gritando:
—¡Hice el amor con la nueva! ¡Hice el amor con la nueva!
10 years, 7 months ago
Danylo, ¿a qué me dedico? Esa pregunta merece una respuesta compleja, de haberla, jaja. Me dedico a enseñar Lengua, me dedico a escribir cuando tengo algún huequito libre (y cuando mi cabeza logra escupir algo), me dedico a las artesanía, explorando ahora en la pintura y diversas manualidades, me dedico a la corrección de monografía para facultad y otros diablos. Estoy estudiando para profesor en Letras y Corrector Literario. Pero, por el momento, me dedico a todo junto. Bueno, también doy clases de guitarra y soy músico, jaja, es otra de mis pasiones. Pronto también voy a ponerme en campaña para incursionar en algunas minucias del periodismo; pero todo muy amateur, con lo que uno sabe de por ahí y va leyendo de por allá. Ojo que también, a pesar de todo esto, soy bastante holgazán, me gusta tomarme mis tiempos, hacer las cosas “a la redonda”, como se dice, hacerme mi espacio y mis horarios para todo, y, lo más importante, saber que puedo ser mi propio jefe.
Saludos, me alegro de que te haya servido la corrección.
10 years, 7 months ago
epaaa…..
bastantes cosas! curriculum bastante completito…
te aburre hacer solo una??
yo tengo eso, se hacer varias cosas (q las haga bien es otro tema) poque haciendo siempre lo mismo me aburro..
hasta tengo mi parte de mecanico de motos. jaja
estoy haciendo una tecnicatura en diseño industrial (solo 3 años) porque la verdad q no estoy adaptado a q algo dure demasiado tiempo…
y voy a empezar a estudiar filosofia en la uba algun dia.. por medio de uba XXI
10 years, 7 months ago
Danylo cuando quieras corregí el texto que posteaste asi a partir de ese podemos seguir sugiriendo. Ya que por ahí te recomiendo algo que Daniel ya te marcó.
Saludos
10 years, 7 months ago
Una cosa, que me gustaria dejarlo como estaba es el don´t worry. se que se escribe asi, pero fue a proposito… asi como tambien “EL” José
otra cosa:
en esta oracion:Le di aquel beso que tanto esperaba darle desde hacía días y salí corriendo y gritando:le puse asento a HACIA. lleva?
Listo anitaa. perdon que me colgue..
10 years, 7 months ago
Eso solo pasa en las películas. … eso sólo pasa en las películas.
A mitad de relato hay dos “queria” muy pegados. Yo te diría de cambiar alguno por un sinónimo.
10 years, 5 months ago
 

Buscar mensajes